Carta abierta de una abuela latina luchando para que DCF le devuelva a sus nietos

por | Jul 14, 2021

Elizabeth DeJesus y sus nietos. Foto: cortesía

Por: Elizabeth DeJesus

Mi nombre es Elizabeth DeJesus, soy de origen puertorriqueño, tengo 3 hijas y 4 nietos. He tenido un año de dolor y sufrimiento abrumadores ya que mis dos nietos más pequeños han sido separados de la familia por el Departamento de Niños y Familias de Massachusetts (DCF).

Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud. Suscríbete aquí a nuestros newsletters.

Provengo de una familia unida y fuerte, mi madre es una maestra jubilada, yo asistí a Suffolk University y construí una carrera de más de 20 años en el campo de la medicina. Tuve tres hijas, la mayor también fue a la universidad y hoy ha construido su carrera en el mundo del trabajo social como directora de políticas y legislación de viviendas en La Colaborativa de Chelsea, y mi hija menor está siguiendo mis pasos en el campo de la medicina.

Pero mi hija del medio, Shiara, está atravesando un camino difícil con el abuso de sustancias y eso llevó a la familia a la pesadilla en la que vivimos actualmente. Debido a la inestabilidad que enfrenta mi hija, hay dos niños actualmente bajo la custodia del DCF: Jaymian Cruz, de 2 años, y Milani Cruz, de 9 meses. Estos son mis nietos más pequeños.


Desde octubre de 2020 he estado solicitando mis nietos al Departamento de Niños y Familias para que se reúnan con su familia extendida, ya que sus padres no está en condiciones de hacerse cargo. Pero ellos han negado mis peticiones y han aislado por completo a los niños de su familia. Estos niños permanecen en hogares asignados a través del DCF de padres de crianza temporal, y mientras tanto hay una familia que se muere por abrazarlos, cuidarlos y brindarles la mejor atención y amor que puedan recibir.

Me comuniqué con los trabajadores del DCF, sus supervisores, la oficina del defensor del pueblo del DCF y, más recientemente, incluso con el tribunal de sucesiones de Suffolk. No se ha hecho nada y las respuestas que recibo son «lo estamos investigando» o «cuando el DCF está involucrado, usted no tiene derechos» o «le negaron que deben tener una razón». ¡El mayor problema es que la razón nunca nos ha sido explicada o probada! Hemos pagado la revisión de antecedentes por nuestra parte y hemos investigado cualquier posibilidad de denegación y no podemos encontrar ninguna razón por la cual Jaymian no está con nosotros.

Mi familia siempre ha estado unida, hacíamos fiestas de cumpleaños, celebraciones, cenas dominicales y noches de cine; ¡Lo hacemos todo en familia! Mis nietos ocupan un lugar especial en mi corazón, los amo más que a nada en este mundo. Soy esa típica abuela que, aunque mis hijos son todos mayores, tengo un cuarto infantil en mi casa con juguetes, ropa para niños y todas las necesidades de mis nietos listas para cualquier día que reciba una llamada de uno de ellos diciendo: «Abuela, ¿me quedo a dormir hoy?

El trauma emocional que ha sufrido Jaymian a lo largo de este año de estar separado de la única familia que ha conocido es imperdonable. La separación de la familia no solo ha sido traumática para Jaymian, sino también para sus primos de 8 y 9 años que para la Navidad de 2020 le escribieron cartas a Santa pidiéndole que trajera a su primo de vuelta y haga felices a su abuela y a su familia. Este dolor lo soporta la familia.


El hecho de que el estado haya tardado un año en explicarme que no están seguros de por qué mi solicitud de parentesco fue denegada hace un año y que van a comenzar desde cero y volver a presentar su solicitud es algo espantoso e inhumano.

El DCF ha permitido que nuestra familia vea a Jaymian solo tres veces durante el año pasado. Las tres visitas son de a penas 30 a 60 minutos de felicidad al poder ver a nuestro pequeño Jaymian, y cada visita termina con lágrimas mientras lo vemos llorar porque desea quedarse con su abuela, tías y primos.

La bebé que nació en junio de 2020, Milani, fue ingresado en la UCIN durante las dos primeras semanas después de nacer. Yo estuve al lado de Milani día y noche durante esas dos semanas cuidando su salud. La bebé rápidamente se fortaleció y estuvo lo suficientemente saludable como para ser dada de alta. Hoy, Milani también está separada de la familia y bajo el cuidado del DCF, mientras yo lucho por una mínima visita a la bebé, pero la respuesta que recibo del DCF es que un niño recién nacido no ha tenido la oportunidad de entablar ninguna relación conmigo, por lo que las visitas no son una prioridad.

Hice el informe al DCF en septiembre de 2020, no fue hasta octubre de 2020 que DCF tuvo algún contacto verbal o físico con el niño y en este contacto inicial ya habían recibido nombres, direcciones e información de familiares dispuestos a cuidar al niño. niño y, sin embargo, desde octubre de 2020, estos niños fueron colocados bajo el cuidado de crianza del DCF y esta familia ha estado sufriendo todos los días que pasa.

He recopilado más de 100 firmas, he hecho incontables llamadas y visitas semanales a la corte y a las oficinas del DCF porque, aunque el Departamento de Niños y Familias ni siquiera responde mis comunicaciones, quiero dejarles en claro que aunque el tiempo sigue pasando, nunca me daré por vencida con mis nietos.


MÁS LEÍDAS

Nuevas pautas para el uso de mascarillas en Massachusetts

Este viernes 30 de julio el Departamento de Salud Pública de Massachusetts (DPH, por sus siglas en inglés) recomendó a ciertas personas completamente vacunadas usar mascarilla cuando estén en espacios cerrados. La guía estatal actualizada aplica a las personas que...

La Colaborativa abre nuevo mercado de alimentos en Chelsea

El Mercado es una nueva iniciativa de La Colaborativa para recolectar y distribuir alimentos. Este programa brinda a las familias de Chelsea la oportunidad de abastecerse con frutas y verduras frescas al menos dos veces por semana. Los martes de 2 a 6 pm y los jueves...