Más migrantes que son menores de edad dan positivo por coronavirus

por | Dic 8, 2020

Para leer la nota en inglés en el Washington Post haz click aquí

WASHINGTON – La cantidad de niños migrantes no acompañados que dieron positivo por el coronavirus aumentó más del 35% en las últimas semanas mientras los funcionarios federales se preparan para un posible nuevo aumento de la inmigración en la frontera entre Estados Unidos y México.

Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud. Suscríbete aquí a nuestros newsletters.

Un total de 1.061 menores bajo custodia de inmigración de EE.UU. han dado positivo desde marzo, frente a los 781 casos a mediados de noviembre, según los registros federales. La mayoría de los menores llegaron a la frontera de Estados Unidos ya infectados con el nuevo coronavirus, que puede causar la enfermedad COVID-19, según la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, la agencia federal que atiende a los menores hasta que son colocados con un padre o tutor.

Ninguno de los menores ha sido hospitalizado y la mayoría se han recuperado y han sido liberados, según el portavoz de la agencia, Kenneth Wolfe. El 7 de diciembre, 118 de los 3.300 menores en albergues federales tenían casos de coronavirus y estaban en cuarentena.


El creciente número de infecciones representa un nuevo desafío para el presidente electo Joe Biden quien se prepara para asumir el cargo en enero y planea derogar las políticas del presidente Donald Trump que frenan los cruces fronterizos. Los intentos de entrada se desplomaron después de que el coronavirus se apoderó de los Estados Unidos, ya que la administración Trump invocó poderes de emergencia para expulsar a más de 200.000 migrantes, incluidos miles de niños.

Más recientemente, el número de intentos de cruzar la frontera ha aumentado a medida que los migrantes huyen de las secuelas de los poderosos huracanes en Centroamérica y mientras el crimen, el hambre y la inestabilidad política continúan devastando numerosos países de América Latina. En noviembre, un tribunal federal prohibió al gobierno de los Estados Unidos expulsar a los menores que ingresan al país, lo que podría provocar hacinamiento si la afluencia comienza de nuevo.

“Todas estas cosas se están uniendo al mismo tiempo”, dijo Carlos Holguín, abogado general del Centro de Derechos Humanos y Derecho Constitucional, luego de una audiencia en un tribunal federal el viernes pasado en Los Ángeles, donde las autoridades revelaron las condiciones de los niños migrantes bajo custodia federal. Holguín, que representa a los niños migrantes bajo custodia de Estados Unidos, calificó la situación como una “crisis” en desarrollo.

“La forma en que han aumentado las detenciones, dadas también las circunstancias en el triángulo norte de Centroamérica, es algo por lo que perder el sueño”, dijo. “Estamos preocupados por eso”.


La jueza federal de distrito Dolly Gee, que supervisa la implementación de un decreto de consentimiento federal de 1997 conocido como Acuerdo de Resolución de Flores, que establece los estándares básicos para el cuidado de los niños migrantes, interrogó a los supervisores del gobierno en la audiencia del viernes sobre el aumento del número de coronavirus y los planes para distribuir una vacuna.

Aurora Miranda-Maese, una supervisora que informa a la corte sobre las condiciones en los refugios del gobierno, dijo que había “varias discusiones en curso” para prepararse para un posible aumento de la inmigración.

Cuando Gee preguntó si el gobierno tenía un plan para vacunar a los niños contra el COVID-19 una vez que la vacuna esté disponible, la supervisora dijo que el tema “todavía no había entrado en juego en nuestras conversaciones”.

De los 1.061 inmigrantes menores bajo custodia de Estados Unidos que dieron positivo desde que comenzó el brote este año, alrededor de 600 se han recuperado y han sido entregados a un padre o tutor legal, dijo Wolfe. Dijo que la mayoría de los menores no acompañados contrajeron el virus antes de ingresar a Estados Unidos, pero los documentos judiciales muestran que algunos también contrajeron el virus dentro del país.

Casi el 72% de los que dieron positivo en la prueba se encontraban en Texas, donde la mayoría de los menores tienden a cruzar la frontera. Pero los menores que dieron positivo en la prueba se refugiaron en 10 estados, incluidos Arizona, California, Nueva York y Virginia.

Al menos 840 miembros del personal han informado que también contrajeron el virus a partir del 12 de noviembre, según documentos de la corte federal.

Más de 4.600 migrantes menores de edad fueron detenidos en octubre, frente a un mínimo de 712 en abril, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. Las cifras de noviembre aún no están disponibles.

Los cruces fronterizos de menores siguen siendo mucho más bajos que en el año fiscal 2019, cuando un récord de 76.000 migrantes cruzaron a los Estados Unidos, en un momento superando los 11.000 en un solo mes. Pero la capacidad de la agencia para retener a menores se ha reducido en un 40%, a aproximadamente 8.700 camas, dijo Wolfe, de manera que el gobierno pueda seguir las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para el distanciamiento social.

“El hecho es que las restricciones de COVID desconectan efectivamente las camas que de otro modo estarían disponibles en nuestra red”, dijo Wolfe. “La seguridad y el cuidado de cada niño extranjero no acompañado es nuestra prioridad”.

Un contratista federal de refugios, que habló bajo condición de anonimato porque la persona no está autorizada para discutir operaciones internas, dijo que el brote de coronavirus ha planteado varios desafíos para los refugios. Los niños enfermos deben estar separados de los niños sanos. Se cancelaron las excursiones y los deportes. La escuela está en sesión, pero todos están socialmente distanciados y usan máscaras.

“No se puede jugar fútbol. No se puede hacer el tipo de actividades que son tan importantes para estos niños”, dijo la persona, y señaló que el personal está haciendo lo mejor que puede para cuidar a los niños. “Las personas que hacen esto para ganarse la vida se lo toman en serio y toman las decisiones correctas”.

Para leer la nota en inglés en el Washington Post haz click aquí


MÁS LEÍDAS

Revere removió los parquímetros del área de la playa

El lunes 18 de octubre iniciaron las labores de desinstalación de los parquímetros de Revere Beach tras aprobarse una ley en el congreso de Massachusetts que prohíbe al Departamento de Conservación y Recreación (DCR) cobrar parking en el área. Meses atrás, el 7 de...

Tasa de homicidios en MA aumentó en 2020, según reporte del FBI

Los homicidios aumentaron en Massachusetts, lo que refleja una tendencia nacional de violencia en el país, que registró cerca de un 30% más de asesinatos en 2020 con respecto al año anterior, informó el lunes la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). En...