Manifestantes exigen licencia de conducir para inmigrantes en protesta junto al senador Ed Markey, 2020. (Foto: Twitter True Alliance Center)

La Cámara de Representantes de Massachusetts aprobó el miércoles 16 de febrero un proyecto de ley que permitiría a los inmigrantes indocumentados obtener licencias de conducir

El recuento fue de 120-36 y se produjo después de un debate de dos horas. El proyecto de ley permitiría a los residentes probar su identidad con documentos como un pasaporte extranjero, certificado de nacimiento o registro de matrimonio de cualquier estado o territorio.

Entre los opositores se encontraba el representante Paul Frost, un republicano de Auburn, quien aseguró que con esta medida «vamos a alentar el problema de la inmigración ilegal (…) Ahora bien, esta es la tierra de las oportunidades, y esta es una tierra de inmigrantes, pero también tenemos un proceso legal que se debe seguir para estar en los Estados Unidos de la manera correcta».

La legislación dice explícitamente que, aunque obtengan una licencia de conducir, las personas sin estatus migratorio legal no podrán registrarse para votar. Dicho apartado fue detonante para lograr convencer a varios representantes de votar a favor, según los partidarios.

La representante Tricia Farley-Bouvier, de Berkshire, señaló que «autoridades del estado que apoyan el proyecto de ley ayudaron a redactar los parámetros y, en particular, los requisitos de los documentos».

La Cámara votó en contra de varias enmiendas presentadas, incluso algunas fueron retiradas antes de ser presentadas.

Líderes de las organizaciones que copresiden la Driving Families Forward Coalition aplaudieron la decisión de la Cámara: «La aprobación de la  Work and Family Mobility Act en la Cámara mueve a todos los residentes del estado hacia una mayor seguridad vial, mejor salud pública y una economía más dinámica, al tiempo que ofrece la posibilidad de un cambio transformador para los inmigrantes indocumentados».

Ahora el proyecto de ley pasará al Senado para su votación. Si este lo aprueba, le corresponde a Baker dar el sí definitivo, quien se ha opuesto en el pasado a distintas versiones de dicha legislación.

De convertirse en ley, Massachusetts se uniría a otros 16 estados y al Distrito de Columbia que ya tienen leyes similares.

El proyecto está respaldado por la mayoría de los alguaciles y fiscales de distrito del estado, así como por los jefes de policía de las principales ciudades de Massachusetts. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.