Fifth Avenue en la ciudad de Nueva York el 30 de diciembre de 2021. | Foto: Yana Paskova para The Washington Post.

En las últimas semanas, la variante ómicron del coronavirus se ha extendido rápidamente por la ciudad de Nueva York, que ahora tiene una de las tasas más altas de nuevos casos en Estados Unidos a pesar de tomar más precauciones que muchas otras comunidades y registrar una tasa de vacunación superior al promedio nacional.

Hasta ahora, las hospitalizaciones se han mantenido comparativamente bajas, dado el alto número de infecciones, aunque el número de niños hospitalizados con COVID-19 ha aumentado drásticamente.

El contexto: Los funcionarios de la ciudad, las empresas y los residentes trabajan para lograr un equilibrio, intentan prevenir una crisis de salud pública mientras mantienen la ciudad abierta y en funcionamiento. Este mes, la gobernadora de Nueva York Kathy Hochul (D) instituyó un mandato estatal de uso obligatorio de cubrebocas en todos los lugares públicos interiores, a menos que las empresas o los locales apliquen un requisito de vacunación.

  • Esta semana, a medida que la ciudad registró un número récord de infecciones, los funcionarios lucharon por brindar servicios básicos a los 8,8 millones de residentes de Nueva York.
  • El alcalde saliente de Nueva York, Bill de Blasio (D), descartó un cierre como se impuso en los primeros días de la pandemia; y anunció esta semana que las escuelas reabrirán según lo planeado el 3 de enero.
  • Pero partes de Nueva York comienzan a cerrar total o parcialmente por su propia voluntad. 

¿Por qué es importante? La Autoridad de Transporte Metropolitano comenzó a suspender el servicio de metro el miércoles, porque no había suficientes trabajadores de tránsito saludables para operar todo el sistema. A partir de la noche del jueves, se había detenido el servicio en tres líneas de metro.

  • El Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York ha suplicado a los residentes que llamen al 911 solo si experimentan una “emergencia real”. Con un tercio de los paramédicos de la agencia enfermos, los funcionarios argumentaron que el sistema se estaba viendo abrumado por las llamadas de personas con síntomas leves de COVID-19.
  • El Departamento de Policía de Nueva York canceló los días libres para cualquier oficial lo suficientemente saludable como para trabajar durante las vacaciones de Año Nuevo, después de que cientos de oficiales dieron positivo por el virus.
  • El gobierno federal ha enviado a 60 trabajadores médicos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias y 30 ambulancias auxiliares a Nueva York; y han abierto nuevos sitios de pruebas.
  • Incluso sin un cierre oficial, muchas empresas de la ciudad de Nueva York lucharon por mantener sus puertas abiertas durante la crítica temporada navideña.
  • Según una encuesta de la Cámara de Comercio de Brooklyn, 77% de las pequeñas empresas en el municipio han visto menos negocios en esta temporada navideña que el año pasado. Casi el 60% de las empresas ha reportado que sus empleados están enfermos en los últimos días; y el 20% se vio obligado a cerrar por completo durante las vacaciones.

¿Qué dicen? “Hemos estado trabajando las veinticuatro horas del día para aumentar los refuerzos a las comunidades mientras luchan contra el ómicron (…) Ayudando al personal de los hospitales a administrar tratamientos con anticuerpos monoclonales, transportar pacientes, agregar capacidad de prueba y obtener más PPE donde se necesite”, dijo Zients en una conferencia de prensa el miércoles.

  • “Estamos realmente en una posición desafiante en este momento para muchas de estas pequeñas empresas que apenas aguantaban”, dijo Randy Peers, presidente y director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Brooklyn, a CBS New York .

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.