Los padres de dos estudiantes de la escuela secundaria Oxford, en Detroit (Michigan), donde el pasado 30 de noviembre un joven de 15 años disparó y asesinó a cuatro estudiantes e hirió a otros siete, presentaron una demanda que busca un pago por $100 millones al reclamar que el ataque era prevenible.

La acusación es contra las autoridades escolares de la secundaria, a quienes se les reprocha haber hecho poco los días previos al fatal tiroteo y así aumentar el peligro en las aulas del lugar.

El contexto: De acuerdo con la cadena de noticias CNN, Jeffrey y Brandi Franz, padres de Riley, de 17 años, y Bella, de 14, fueron los encargados de presentar este jueves la demanda en el Tribunal de Distrito para el Este de Michigan. La querella recae sobre las figuras del distrito escolar de Oxford; el superintendente, Tim Throne; el director de la secundaria, Steven Wolf; el decano de estudiantes, Ryan Moore; así como dos maestros y dos consejeros.

  • Dos maestros informaron que el estudiante presentaba un raro comportamiento. El atacante, Ethan Crumbley, fue llevado con un consejero días antes de su acción.
  • De acuerdo con los padres que presentaron la demanda, tanto el superintendente Throne como el director Wolf no prestaron atención al tema.
  • Los representantes de las dos estudiantes de la secundaria Oxford añadieron que tanto consejeros como maestros no informaron sobre la situación que llevó a Crumbley a ejecutar el tiroteo.
  • La mayor de las hijas de los demandantes resultó herida al recibir un disparo en el cuello.

¿Qué dicen?: «No he escuchado una explicación racional de la administración de la escuela de por qué no se utilizó», comentó la tarde del jueves en conferencia de prensa Geoffrey Fieger, miembro del equipo de abogados de los Franz. «Como resultado, al hacer las cosas que hicieron o dejaron de hacer, colocaron a los estudiantes en un peligro mucho mayor del que hubieran estado si lo hubieran hecho».

  • Para el especialista, de haberse tomado acciones, «los estudiantes habrían sido protegidos, y esa es básicamente la esencia en la denuncia federal aquí».
  • Según la demanda, dos semanas antes del tiroteo, «varios padres preocupados proporcionaron comunicaciones» a Wolf «con preocupaciones sobre las amenazas a los estudiantes hechas en las redes sociales».
  • Wolf respondió: «Sé que estoy siendo redundante aquí, pero no hay absolutamente ninguna amenaza en la secundaria».

Fuente principal de la noticia: CNN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.