El pasado martes 14 de septiembre se llevaron a cabo elecciones primarias de alcaldes y concejales en Boston. La contienda despertó interés nacional debido a que, por primera vez en la historia política de Boston, no sería un hombre blanco el próximo alcalde de la ciudad.

Se trató de una contienda electoral extraordinariamente diversa: todos los candidatos a alcaldes se identificaron como personas de color, y decenas de candidatos de diferentes razas y etnias estuvieron compitiendo para cargos de concejales.

Tras una larga noche sin resultados oficiales por parte del City Hall, finalmente supimos que las dos finalistas que se enfrentarán en la elección general del 2 de noviembre serían Michelle Wu y Anissa Essaibi George. Alguna de ellas será la próxima alcaldesa de Boston.

Hemos resumido algunas conclusiones sobre esta histórica contienda.

1- La abstención pudo haber jugado un rol

Analistas políticos han dicho que las candidatas negras contaban con los votos de los indecisos y los votantes menos confiables, como los que ayudaron a la entonces concejal Ayanna Pressley a ganar inesperadamente en las primarias del Congreso hace tres años. A pesar del aumento en el activismo de los últimos años y un campo de candidatos compuesto en su totalidad por personas de color, esos votantes no parecen haberse presentado esta vez. La participación electoral en estas primarias estuvo alrededor del 25%, que es baja en comparación al 33% de las elecciones del 2013 en las que Walsh resultó ganador. “Los distritos que se esperaba que tuvieran una mayor participación sí lo hicieron, y obviamente eso jugó en las manos de Annissa”, dijo al Boston Globe Wilnelia Rivera, una consultora política que apoyó a Wu y que ayudó a Pressley en su campaña de 2018. «Pero también tuvimos una participación más baja de lo esperado en las comunidades de color y en las comunidades negras en particular».

2- Los candidatos negros no perdieron

La comunidad afroamericana puede haberse sentido decepcionada de que en la carrera a la alcaldía ninguno de los tres candidatos negros haya pasado a la segunda ronda. Algunos analistas políticos han calificado los resultados de las primarias como una «oportunidad perdida» para que Boston avanzara hacia la eliminación de su reputación racista. No obstante, hay que considerar el hecho de que los tres candidatos negros, juntos, sacaron más votos que ninguna de las dos finalistas. Según los primeros resultados, una gran pluralidad de votantes eligió a un candidato negro en esta contienda. «La victoria verdadera de esta noche fue para las mujeres negras», dijo Campbell la noche de las elecciones. «Colectivamente, nuestra participación en los votos superó a todas las demás y lo que eso muestra es que hay un gran apetito en esta ciudad por el cambio».

3- Podríamos estar frente a una elección entre progresista vs. moderada

Muchos consideran que la elección entre Wu y Essaibi George se puede convertir en una contienda ideológica en la que Wu es considerada la candidata progresista y Essaibi George la candidata moderada, y los votantes elegirán en consecuencia. No obstante, Essaibi George ya ha hecho intentos por alejarse de esta división, y ha repetido en varias ocasiones que no le gusta esa etiqueta. Durante la campaña, enfatizó sus planes para abordar la falta de vivienda y mejorar las escuelas públicas de Boston. Pero su postura como la única candidata en la carrera que está a favor de contratar a más policías ha destacado tanto como la posición de Wu a favor del control de alquileres en Boston. De igual modo, el hecho de que Jim Davis, Chairman de New Balance y prominente republicano, haya donado $495,000 a su campaña, ha causado inevitables asociaciones.

4- El sistema de reporte de votos debe mejorar

Los resultados electorales tardaron casi un día en ser reportados por la Alcaldía de Boston, que estaba contando manualmente los votos por correo y cerciorándose de nadie haya votado dos veces (por correo y en persona). No obstante, pocas horas después de que cerraron los centros electorales, ya los candidatos anunciaron su victoria o reconocieron la derrota. Esta ambigüedad ha generado confusión, especialmente cuando los resultados retrasados han llevado a los teóricos de la conspiración a creer que algo sospechoso está sucediendo.

5- Para ganar habrá que conquistar a los votantes de Janey y Campbell

Gracias a su asociación progresista, Michelle Wu pareciera estar en una mejor posición para «heredar» los votos de algunos de los finalistas que no clasificaron a la segunda ronda, y quienes parecen estar más alineados ideológicamente con ella. Bastaría que alguno de ellos anuncie un «endorsement» para aumentar su base de apoyo. Ninguno de los candidatos perdedores ha dicho si respaldará a uno de los finalistas. Pero una encuesta previa a las elecciones realizada por MassINC, encontró que los partidarios de Campbell y Janey eran mucho más propensos a elegir a Wu como su segunda opción que a Essaibi George. Otra encuesta reciente de Suffolk University y The Boston Globe Globe encontró una tendencia similar. A pesar de la ventaja de Wu, los resultados electorales muestran que la concejal Essaibi George se benefició grandemente del voto de los vecindarios más blancos y conservadores de Boston, que históricamente han tenido altas tasas de participación y en muchos casos han definido las elecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.