Este miércoles, el presidente Joe Biden se manifestó en un comunicado contra la ley de Texas que entró en vigor y que prohíbe los abortos a partir de las seis semanas de embarazo, una medida que, a su juicio, tendrá una incidencia negativa contra las minorías.

El contexto: La ley SB8 prohíbe los abortos luego de escuchado el primer latido. La normativa también permite que la mayoría de los ciudadanos del estado presenten demandas contra prestadores de servicios si consideran que infringieron contra dicha política.

  • De acuerdo con el mandatario, el hecho pone a un lado lo establecido constitucionalmente en el caso Roe vs Wade.
  • La legislación solo aceptará excepciones para aquellos casos que representen una emergencia médica.

¿Qué dicen?: «La ley de Texas afectará significativamente el acceso de las mujeres a la atención médica que necesitan, particularmente para las comunidades de color y las personas de bajos ingresos», manifestó Biden en su comunicado.

  • Greg Abbott, gobernador de Texas, firmó la legislación, la cual se comenzó a discutir en mayo bajo el nombre de “proyecto de ley sobre el latido del corazón fetal”.
  • De acuerdo con Biden, la ley “escandalosamente delega a los ciudadanos privados para que entablen demandas contra cualquier persona que crean que ha ayudado a otra persona a abortar».

Fuente principal de la noticia: The Hill

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.