Los cierres y confinamientos ocasionados por la llegada del Covid-19 provocaron que el tráfico disminuyera en Boston. Sin embargo, tras más de un año, el congestionamiento vehicular se está asemejando a lo que era antes de la pandemia.

En junio del presente año, el administrador de carreteras Jonathan Gulliver señaló que el tránsito estaba «de regreso a los niveles de 2019», durante una junta del Departamento de Transporte de Massachusetts. Asimismo, indicó que «el tráfico todavía se está adaptando a nuevos patrones y esperamos que continúe experimentando una serie de cambios durante los próximos meses». 

Sin duda, aunque la pandemia ha generado cambios en los hábitos de movilidad, los sonidos de bocinas y motores de vehículos se escuchan cada vez más en las autopistas y calles del área de Boston. A continuación, hacemos un resumen de datos analizados por The Boston Globe entre la primera mitad de 2019 y 2021 en la I-95, la Mass. Pike y la I-93, tanto al norte como al sur de Boston.

La MassPike, a pesar de que ha tenido una tendencia de crecimiento constante durante el 2021, entre semana el tráfico sigue sin superar los niveles previos a la pandemia.

En tres ubicaciones a lo largo de la MassPike en Boston -Market Street cerca de los peajes de Allston-Brighton, en Massachusetts Avenue cerca de Fenway Park y en D Street en Seaport-, el promedio diario entre semana desde el 1 de abril hasta el 15 de junio estaba por debajo de los niveles de 2019 en un 22 por ciento, lo que equivale a unos 100 mil vehículos menos, según Streetlight que utiliza los teléfonos de los conductores para medir el volumen de tráfico.

El congestionamiento en la I-93 hacia Northern y Southeast Expressways está más fuerte que en la Mass. Pike, pero aún no alcanza los niveles de 2019. 

Desde West Street, justo al norte de Braintree, de retorno a la interconexión de la I-93 Turnpike, el tráfico de lunes a viernes por todo lo largo de la Southeast Expressway osciló entre el 82 y el 87 por ciento de los niveles prepandémicos, es decir, unos 30 mil vehículos de diferencia.

Lo mismo sucedió en Northern Expressway, donde el volumen de tráfico entre semana en 2019 fue de casi 195 mil automóviles, comenzando en el puente Zakim y en dirección al norte hasta Salem Street en Woburn, mientras que en 2021 se registraron unos 165 mil.

En promedio, la I-95 alrededor de Boston, alcanzó el 85 por ciento del tráfico que marcaba hace dos años.

En la Ruta 3 cerca del Burlington Mall y en Fall River Expressway cerca de Blue Hills Reservation, el tráfico entre semana llegó a los 95 mil vehículos, en comparación con los casi 110 mil en 2019. En Providence Highway en Dedham, el tráfico llegó a un 88 por ciento de lo marcado hace dos años; es decir, 18 mil automóviles menos. Y al norte de la ciudad en Wakefield, el tránsito los días de semana fue similar al del 2019 en un 89 por ciento.

Con respecto a las horas pico, el tráfico vespertino a veces supera los niveles pre-pandémicos, mientras que durante la tarde el congestionamiento se ha extendido.

En uno de los ejemplo mostrados por The Boston Globe, en la I-95 por Northern Expressway, el volumen de tráfico a las 7 am fue superior al del 2019, con mas de 7 mil vehículos en tránsito. Así como en Southeast Expressway, en 2019 el pico de la tarde en la I-95 que se disparaba a las 2 pm, ahora tiene un ritmo mantenido hasta las 6 pm.

De manera similar, el pico de las 5 pm en la Mass. Pike, ahora se muestra como un congestionamiento que va de la 1 pm a las 6 avanzando constantemente.

En la Mass. Pike, el tráfico de lunes a viernes a las 7 am fue aproximadamente el 82 por ciento de los niveles registrados en 2019, alcanzando los 8 mil vehículos.

¿Qué pasa los fines de semana?

En Southeast Expressway en Dorchester, al norte de Neponset Avenue, el promedio del fin de semana durante el segundo trimestre de 2021 alcanzó casi en su totalidad el volumen de tránsito que había antes de la pandemia.

Mientras que los viajes de fin de semana por la I-95 al norte de superan los niveles de 2019, desde el mediodía hasta las 3 de la tarde, alcanzando casi 12 mil vehículos.

Igualmente sucede en la Mass. Pike, donde hay un pico alrededor de las 11 am que se extiende a lo largo de la tarde superando las cifras del 2019 en uno mil automóviles aproximadamente.

¿Caos vehicular?

El Informe de Movilidad Urbana 2021 del Texas A&M Transportation Institute, publicado a fines de junio, encontró que los conductores del área de Boston pasaron un promedio de 50 horas en el tráfico en 2020. Los investigadores clasificaron a Boston como la segunda peor área del país en cuanto a tráfico.

Aunque los volúmenes de tránsito muestran que el tráfico regresará a los niveles previos a la pandemia, existe la posibilidad de que el congestionamiento vehicular incluso empeore más.

Según una encuesta de la ciudad de Boston publicada a fines del año pasado, aproximadamente el 38 por ciento de las personas dijo que planeaba moverse en vehículo particular tras la pandemia, frente al 23 por ciento que lo hacía antes.

Sin embargo, en una reciente reunión del MassDOT Gulliver aclaró que «probablemente no será hasta noviembre o diciembre, cuando las cosas realmente se calmen y podamos comenzar a sacar algunas conclusiones y tomar decisiones sobre el tráfico».

En una audiencia realizada la semana pasada, líderes legislativos presentaron una serie de proyectos de ley para la financiación del transporte, incluidas propuestas para aumentar el impuesto estatal a la gasolina en 12 centavos, cobrar a los propietarios de vehículos en función de las millas recorridas en lugar de un impuesto sobre la gasolina y aumentar el apoyo para el tránsito regional. De momento, se desconoce si alguno de los proyectos surgirá como una prioridad para la Cámara y el Senado.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.