Paquete de infraestructura bipartidista
El Presidente Biden no podrá lograr partes importantes de su agenda y tampoco salvar el derecho al voto si no logra romper el filibustero de los Republicanos. Foto: Washington Post.

El presidente Biden revirtió el sábado una postura que había adoptado con fuerza apenas dos días antes, diciendo que firmará un paquete de infraestructura bipartidista de aproximadamente 1 billón de dólares, incluso si no puede reunir a su partido para un proyecto de ley separado que incluya otras prioridades de gasto demócratas.

El jueves, Biden declaró que firmaría los dos proyectos de ley juntos solamente. «Si esto es lo único que me llega, no lo estoy firmando», dijo Biden sobre el compromiso bipartidista. «Está en tándem». Pero el sábado, dijo: «Di mi palabra de apoyar el plan de infraestructura, y eso es lo que pretendo hacer… Lo apoyo plenamente sin reservas ni vacilaciones».

El cambio de Biden se produjo después de que los republicanos se quejaron amargamente de que había hecho parecer que efectivamente habían firmado una estrategia que le permitió al presidente tener una medida de infraestructura bipartidista junto con un paquete de gastos mucho más grande solo para los demócratas al que se refiere como el Plan de familias estadounidenses.

«En una conferencia de prensa después de anunciar el acuerdo bipartidista, indiqué que me negaría a firmar el proyecto de ley de infraestructura si me lo enviaban sin mi Plan de Familias y otras prioridades, incluida la energía limpia», dijo Biden en un comunicado el sábado por la tarde.

Te puede interesar: Papa Francisco felicita a sacerdote estadounidense por su ministerio con la comunidad LGBTQ

«Para ser claros: nuestro acuerdo bipartidista no impide que los republicanos intenten derrotar mi Plan de Familias; del mismo modo, no deberían tener objeciones a mis dedicados esfuerzos para aprobar ese Plan de Familias y otras propuestas en conjunto».

Agregó que sus comentarios «crearon la impresión de que estaba emitiendo una amenaza de veto sobre el mismo plan que acababa de acordar, que ciertamente no era mi intención».

No estaba claro si la declaración de Biden reviviría el impulso detrás del frágil acuerdo que esbozó triunfalmente el jueves, flanqueado por cinco demócratas y cinco republicanos que lo habían negociado. Muchos demócratas liberales han dicho que apoyarían el acuerdo bipartidista solo si se aprobara al mismo tiempo el otro paquete de gastos más grande. A algunos demócratas les preocupa especialmente que el paquete bipartidista no haga más para enfrentar el cambio climático.

El episodio podría ser una vergüenza para Biden, quien a menudo se ha jactado de sus habilidades de negociación y su comprensión innata del Congreso después de pasar 36 años en el Senado. Y podría complicar los esfuerzos del presidente para que se apruebe cualquier parte de su plan de infraestructura.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.