niños separados
PROTESTAS. Hubo manifestaciones durante 2018 en Washington DC por el malestar que generó la política de “tolerancia cero”. | Foto: Efe/Lenin Nolly.

Aún hay consecuencias de la política de separación de familias conocida como “tolerancia cero” durante la administración del expresidente Donald Trump: hay 2 mil 127 niños para quienes no hay un registro confirmado de reunificación, de un total de 3 mil 913 que quedaron solos tras cruzar la frontera sur entre el 1 de junio de 2017 y el 20 de enero de 2021.

De acuerdo con el informe de progreso inicial del Grupo de Trabajo de Reunificación Familiar del Departamento de Seguridad Nacional, con fecha del 2 de junio, solo 1 mil 786 niños se han reunido con al menos uno de sus padres en Estados Unidos y 400 fueron devueltos a sus países de origen.

La vicepresidenta para Programas de la Washington Office for Latin America (WOLA), Maureen Meyer, sostuvo que el Grupo de Trabajo, creado por el presidente Joe Biden, trabaja junto con organizaciones para rastrear en Centroamérica a los padres de los 2 mil 127 niños que faltan por reunificar. Aunque las labores son lentas, considera que han logrado avances importantes.

En exclusiva para El Tiempo Latino, Meyer explicó que el problema es que no hay registro fiable, “por el descuido de Trump”, de dónde están o qué pasó con los menores de edad; o qué niño corresponde a alguien que está buscándolo. Por ejemplo, aquellos que fueron separados con solo dos años de edad no pueden identificar a sus padres, los cuales en muchos casos fueron deportados a sus países de origen.

Infografía: El Tiempo Latino

Maureen Meyer considera posible la reunificación de los niños con sus padres, pero advierte que llevará tiempo. Por su parte, Xavier Racine, miembro fundador de la firma Priale & Racine y abogado experto en migración, coincidió con la vicepresidenta para Programas de WOLA en que durante la administración Trump no había un mecanismo para guardar la información y después lograr los reencuentros.

“Mientras andaban separando a las familias durante la administración de Trump no se quedaban con ningún ‘record’ (registro), una vez que deportaban a los padres nadie tenía guardado o grabado para dónde iban, una dirección o un teléfono”, denunció Racine, en entrevista con El Tiempo Latino.

Cifras de la “tolerancia cero”

El abogado sostuvo que mientras siguen buscando a los padres deportados, muchos no tienen confianza para acercarse a migración. Trascendió que la mayoría de los menores separados eran guatemaltecos (2 mil 270), seguidos de hondureños (1 mil 150), salvadoreños (281), mexicanos (75), brasileños (74) y rumanos (23).

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) maneja una cifra mayor de niños separados en comparación con la cifra oficial de 3 mil 913. La organización identificó a al menos 5 mil 500 en documentos judiciales.

En el informe del 2 de junio del Grupo de Trabajo destacaron que hay 1 mil 723 casos adicionales que serán revisados, por lo cual la cifra total de niños podría llegar hasta los 5 mil 636. Adicionalmente, la actual administración busca determinar si hubo separaciones durante los primeros seis meses de 2017, a inicios de la presidencia de Trump.

Los 1 mil 723 casos por analizar corresponden a menores que fueron apartados de sus representantes por otros motivos, como la posibilidad de que estuvieran en peligro o dudas sobre la paternidad, mediante un fallo en una corte federal en San Diego, de acuerdo con la agencia Associated Press.

Alejandro Mayorkas, secretario del Departamento de Seguridad Nacional, reafirmó el compromiso de reunir “a todas las familias separadas cruelmente” por el gobierno de Trump.

“Cuando reunificamos a las primeras siete familias el mes pasado, dije que eso era solo el comienzo (…) En las próximas semanas, reunificaremos a otras 29 familias. En colaboración estrecha con organizaciones no gubernamentales, grupos legales y otras agencias, el Grupo de Trabajo continuará esta labor”, anunció Mayorkas el 8 de junio en un comunicado.

De las 1 mil 786 reunificaciones logradas, la mayoría, 1 mil 779, ocurrieron antes de instalarse el Grupo de Trabajo de Reunificación Familiar. Unos 50 trámites están activos ante el Servicio de Inmigración y Ciudadanía, el cual ha aprobado visas temporales por motivos humanitarios en 37 casos.

FRONTERA. Aún en junio de este año hay albergues en México donde los migrantes esperan asilo político. | Foto: Efe/Luis Torres.

Los padres de los menores separados en la frontera pueden entrar al país, previa autorización de las autoridades, y solicitar permisos de trabajo por un tiempo inicial de 36 meses.

Actualmente no hay una política de separación de menores en la frontera, pero esta permanece cerrada y el mensaje de la actual administración es a que los migrantes en busca de refugio no sigan llegando.

Frontera, ¿abierta o cerrada?

Actualmente sigue vigente el Título 42, una orden de salud pública de la administración Trump que establece la expulsión de los migrantes que cruzan la frontera sur de forma irregular. Las personas son devueltas a México y a otros países, pero hay excepciones por motivos humanitarios y para todos los menores de edad no acompañados.

Para Maureen Meyer la vigencia del Título 42 ha propiciado la separación de los niños de sus padres, quienes quieren que al menos los menores puedan ingresar al país en busca de protección. 

“No es una política del gobierno de Biden separar familias, pero por sus restricciones para acceder al asilo muchas de ellas han tomado esa decisión”, afirmó. Los menores no acompañados siguen ingresando al país, pero ahora en menor número en comparación con los primeros meses del año.

La funcionaria de WOLA denunció que el Título 42 infringe el derecho internacional de buscar protección en Estados Unidos; y cada vez hay más presión sobre el gobierno para reabrir la frontera. Al mismo tiempo, señaló que hay arbitrariedad en el ingreso de familias con niños que llegan en busca de refugio.

Un proceso de selección a través de litigios permite el ingreso diario de 250 personas en situación de vulnerabilidad, pero otras familias que llegan a través de la frontera pueden correr con otra suerte y ser expulsadas. A juicio de Meyer, esto genera confusión.

ACTIVISMO. La semana pasada se realizó el evento “Abrazos, no muros”, en Ciudad Juárez, México, donde cientos de familias se reencontraron. | Foto: Efe/Luis Torres.

Xavier Racine, por su parte, afirmó que aunque la frontera está cerrada, hay un mayor ingreso de migrantes a fin de esperar sus audiencias en la corte. Observa “mucha más flexibilidad” con el fin de aplicar al asilo.

Consideró que la pandemia dificulta abrir o cerrar por completo la frontera: “Es legítimo querer poner unas restricciones por razones de salud, pero también es sumamente importante cumplir con nuestras obligaciones como país con respecto a derechos humanos, de dejar entrar a los que piden asilo”.

Excepciones en la frontera

Las cifras de detenciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza correspondientes a mayo, y publicadas este mes, evidencian que se mantiene una disminución de la proporción de familias que son expulsadas bajo el Título 42, alrededor de 20%.

Aunque el número total de familias que llegaron a la frontera suroeste también disminuyó, los datos muestran que 8 de cada 10 familias que encontró la Patrulla Fronteriza fueron liberadas en el país y se les permitió continuar con los casos de inmigración. A cientos más se les permite ingresar a los Estados Unidos con más frecuencia bajo excepciones humanitarias, de acuerdo con una reseña de The Washington Post.

La administración Biden envía mensajes a los migrantes para que no viajen a Estados Unidos y a su vez mantiene vigente el Título 42, pero cada vez se aplica menos dicha disposición a las familias con niños. 

De las 44 mil 639 familias detenidas en mayo, casi 9 mil fueron expulsadas a México, mientras que a la mayoría se les permitió ingresar al país para continuar sus casos ante inmigración.

Programa CAM

El martes 15 de junio, Biden expandió el programa de Menores Centroamericanos (CAM, por sus siglas en inglés), destinado a evitar que niños de El Salvador, Guatemala y Honduras viajen hacia la frontera sur al darles la oportunidad de reunificarlos con sus padres en Estados Unidos.

Jalina Porter, portavoz del Departamento de Estado, dijo que la expansión del programa podría beneficiar a miles de niños. Esta medida permitirá que tutores con diferentes estatus migratorio inicien los trámites de reunificación, pues antes solo los padres con residencia legal.

Las personas que quieran aplicar al CAM como tutores deben tener una residencia legal, un Estatus de Protección Temporal (TPS) o DACA; también quienes tengan pendiente un caso de asilo o hayan pedido una visa U. El programa fue creado durante la administración de Barack Obama (2009-2017) pero quedó cancelado por Trump hasta el 10 de marzo de este año, cuando Biden lo retomó. Ha permitido el encuentro de casi 5 mil menores con sus familias.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *