La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, reiteró este lunes la promesa de Joe Biden de la semana pasada de que no permitiría que el Departamento de Justicia se apodere de los teléfonos o registros de correo electrónico de los periodistas, calificando la práctica como un abuso de poder.

“El presidente dijo claramente que no permitirá que el abuso de poder intimide a los periodistas, y está alarmado por los informes de numerosos abusos de poder por parte de la administración anterior”, dijo Psaki en una sesión informativa en la Casa Blanca.

Se negó a decir si Biden había transmitido una directiva al fiscal general Merrick Garland, pero dijo que “el presidente hizo esos comentarios de manera bastante pública”, por lo que considera que todos están al tanto.

Los comentarios de Psaki siguen a las recientes revelaciones de que, durante la administración Trump, el Departamento de Justicia buscó en secreto los registros de cuatro periodistas, tres por su trabajo en The Washington Post y uno por sus reportajes en CNN.

En un breve intercambio con periodistas el viernes, Biden calificó la práctica de incorrecta.

Las organizaciones de medios y los defensores de la prensa libre condenaron las medidas, preguntaron si el Departamento de Justicia había seguido sus propias políticas y señalaron que tales tácticas tienen un efecto paralizador en la capacidad de los periodistas para descubrir información esencial sobre el gobierno.

Dos legisladores demócratas, el senador Ron Wyden (Oregón) y el representante Jamie B. Raskin (Maryland), le escribieron a Garland instándolo a dejar de usar la táctica.

Fuente: John Wagner y Matt Zapotosky/The Washington Post.

Traducción libre del inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.