La Casa Blanca presentará a los republicanos una contrapropuesta del Plan de Infraestructura de $1.7 billones, un monto que reduce por 600 mil millones la propuesta original del presidente Joe Biden. El objetivo del nuevo planteamiento es lograr un acuerdo bipartidista.

«En nuestra opinión, este es el arte de buscar puntos en común. Esta propuesta muestra una voluntad de bajar de tamaño, dando en algunas áreas que son importantes para el presidente… mientras que también se mantienen firmes en áreas que son más vitales para reconstruir nuestra infraestructura e industrias del futuro», expresó la secretaria de prensa de la Casa Blanca Jen Psaki.

Según The Hill, durante un encuentro con la prensa, Psaki explicó que la nueva propuesta reduce la financiación para la expansión de banda ancha con la intención de igualarla a una oferta republicana encabezada por la senadora Shelley Moore Capito. De igual forma, se redujo las inversiones propuestas en carreteras, puentes y otros grandes proyectos de infraestructura.

Te puede interesar: ESPECIAL | Más allá de la infraestructura, Biden apunta a un proyecto de carácter social

La contrapropuesta reorganizó las inversiones en investigación y desarrollo, cadenas de suministro, manufacturas y pequeñas empresas por fuera de las negociaciones de infraestructura para llevarlas a otros esfuerzos legislativos que se están desarrollando, incluyendo la Ley de Fronteras Interminables y la Ley de Chips.

Este viernes, funcionarios de la Casa Blanca y del Capitolio se reunirán de manera virtual para continuar las conversaciones de infraestructura. Sin embargo, se desconoce todavía el tamaño de la contraoferta que los republicanos presentarán.

Psaki también comentó que lo que la Casa Blanca presenta «refleja nuestra opinión de que la oferta republicana excluye por completo algunas propuestas que son clave para nuestra competitividad».

Se espera que en las próximas horas se difunda mayor información sobre la contrapropuesta.

Conversaciones

El pasado 12 de mayo, el presidente Biden se reunió con los cuatro líderes del Congreso en la Casa Blanca. El encuentro tuvo como objetivo buscar una solución a las tensiones partidistas que hay en el parlamento.

«Cuando me postulé dije que no iba a ser un presidente demócrata, que iba a ser un presidente para todos los estadounidenses. La conclusión aquí es que vamos a ver si podemos llegar a algún consenso sobre un compromiso… Vamos a hablar mucho de infraestructura hoy», dijo el presidente a la prensa durante los minutos que se le permitió entrar previo a la reunión.

En el encuentro participaron la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder de la mayoría en el Senado Charles Schumer, el líder de la minoría de la Cámara de Baja Kevin McCarthy y el líder de la minoría del Senado Mitch McConnell. La vicepresidenta Kamala Harris también los acompañó.

La esperada reunión se produce después de más de 100 días de Biden en la presidencia.

El objetivo principal de la reunión era discutir el plan de infraestructura de 2,3 billones de dólares que Biden propuso al Congreso; sin embargo, los legisladores estaban escépticos de poder llegar a una conciliación. La cita duró una hora y 45 minutos, informó The Hill.

Se pudo conocer que también conversaron sobre otros temas, pero no dieron detalles.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.