CAPITOLIO. En marzo, los republicanos en el Congreso rechazaron el Plan de Rescate Estadounidense. | Foto: Efe.

Un senador republicano clave que estuvo en una reunión con altos funcionarios de la administración Biden dijo que aún no hay un acuerdo sobre un plan para arreglar la desmoronada infraestructura del país.

Media docena de republicanos, encabezados por la senadora Shelley Moore Capito se reunieron el viernes en una reunión privada para discutir el precio del Plan De Empleos Estadounidense, el Plan de Infraestructura del presidente.

Aunque los asesores de Biden bajaron el precio a 1,7 billones de dólares desde los 2,3 billones de dólares que los republicanos lamentaron con la esperanza de alcanzar un acuerdo bipartidista, Capito dijo en un comunicado que «basado en la reunión de hoy, los grupos parecen más separados después de dos reuniones con personal de la Casa Blanca que después de una reunión con el presidente Biden».

Aún así, Capito dijo que las conversaciones continuarían. «Los republicanos del Senado revisarán aún más los detalles en la contraoferta de hoy y continuarán entablando conversaciones con la administración».

Capito dijo que la caída del presupuesto de 600 mil millones de dólares para el plan todavía estaba «muy por encima del rango de lo que puede pasar el Congreso con apoyo bipartidista». Los republicanos han dicho que están dispuestos a aceptar un paquete de hasta 800 mil millones de dólares.

Los republicanos del Senado han rechazado los esfuerzos para aumentar los impuestos para las corporaciones y los estadounidenses ricos para financiar la propuesta de crear empleos para reparar carreteras y puentes, pero también financiar proyectos como preescolar universal y mayor banda ancha en las zonas rurales.

«Sigue habiendo grandes diferencias entre la Casa Blanca y los republicanos del Senado cuando se trata de la definición de infraestructura, la magnitud del gasto propuesto y cómo pagarlo», dijo Capito.

Contrapropuesta

La Casa Blanca presentará a los republicanos una contrapropuesta del Plan de Infraestructura de $1.7 billones, un monto que reduce por 600 mil millones la propuesta original del presidente Joe Biden. El objetivo del nuevo planteamiento es lograr un acuerdo bipartidista.

«En nuestra opinión, este es el arte de buscar puntos en común. Esta propuesta muestra una voluntad de bajar de tamaño, dando en algunas áreas que son importantes para el presidente… mientras que también se mantienen firmes en áreas que son más vitales para reconstruir nuestra infraestructura e industrias del futuro», expresó la secretaria de prensa de la Casa Blanca Jen Psaki.

Según The Hill, durante un encuentro con la prensa, Psaki explicó que la nueva propuesta reduce la financiación para la expansión de banda ancha con la intención de igualarla a una oferta republicana encabezada por la senadora Shelley Moore Capito. De igual forma, se redujo las inversiones propuestas en carreteras, puentes y otros grandes proyectos de infraestructura.

Con información de The Washington Post

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.