Colonial Pipeline pagó a los piratas informáticos un rescate de 4,4 millones de dólares para recuperar el control de sus sistemas informáticos y reiniciar la entrega de combustible en la costa este, dijo el director ejecutivo de la compañía.

En una entrevista con el Wall Street Journal, el director ejecutivo de Colonial, Joseph Blount, dijo que la decisión de pagar a un grupo de hackers era «lo correcto para el país». Reconoció que el pago fue «altamente controvertido», ya que los funcionarios federales alientan en gran medida a las empresas a no incentivar más ciberataques compensando a los malos actores.

Pero Blount dijo que el pago era necesario dada la naturaleza esencial de la infraestructura de la compañía. El oleoducto suministra casi la mitad del combustible de la costa este y casi de inmediato, la parada desprendió olas de compra de pánico. Dijo que tampoco estaba claro de inmediato hasta dónde habían llegado los piratas informáticos a la red de Colonial y qué otros sistemas estaban en riesgo.

Los comentarios del director ejecutivo de Colonial aclaran cuentas contradictorias la semana pasada de las acciones de la compañía. The Washington Post informó inicialmente que Colonial no tenía planes de pagar el rescate, pero otros medios de comunicación informaron más tarde que Colonial sí pagó. El Post confirmó más tarde ese informe, citando a un funcionario estadounidense. La compañía y funcionarios federales se negaron a aclarar el asunto públicamente la semana pasada.

Te puede interesar: Sanders propone legislación para el alto al fuego entre Israel y Palestina

Declaraciones oficiales

Blount decidió pagar el rescate casi inmediatamente, le dijo al Journal. «Sé que es una decisión muy polémica. Yo no lo hice a la ligera. Admito que no me sentía cómodo viendo dinero salir por la puerta a gente como esta», dijo Blount.

Funcionarios federales han vinculado el ataque con el grupo DarkSide, un grupo ruso responsable de $46 millones en pagos de rescate solo en 2021, según los investigadores.

DarkSide dijo la semana pasada que estaba cerrando «debido a la presión de Estados Unidos» en un mensaje enviado el jueves a los socios en su negocio de ransomware, según una entrada de blog de Intel471, una firma de inteligencia de ciberdelincuencia.

Pero algunos expertos en seguridad advirtieron que el grupo podría estar tratando de salir de la tormenta. Tales grupos de piratería con frecuencia se dispersan después de operaciones de alto perfil, especialmente después de recibir un rescate, dicen los expertos, y más tarde resurgir con una nueva identidad.

El oleoducto reanudó sus operaciones completas el 13 de mayo, dijeron funcionarios de Colonial. En ese momento, los precios de la gasolina ya se habían disparado en algunas áreas. El costo promedio nacional de un galón de gasolina saltó de $2.96 el día del ciberataque a $3.04, según GasBuddy. En Washington, D.C., donde más de la mitad de las estaciones de servicio permanecen sin combustible, los precios subieron a $3.10 por galón.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.