Ron DeSantis
Foto divulgada por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, durante una ceremonia en un hotel de Palm Beach al sureste de Florida. | Foto de archivo: Efe.

En agosto pasado, Mike y Jillian Carnevale alinearon elípticas, bicicletas estáticas, pesas y neumáticos de tractor en el estacionamiento fuera de su gimnasio, en el sur de Florida. Dejaron en claro a los clientes: estaban abiertos al público sin requerir mascarillas a pesar de las reglas locales por la pandemia.

Horas más tarde la policía arrestó a la pareja, su segunda detención en dos días y el tercero en tres semanas, todos por violar el mandato de usar mascarillas en el condado de Broward en su gimnasio.

El jueves, mientras la pareja se preparaba para su segunda audiencia judicial este mes, los Carnevales se enteraron de que pronto podrían deshacerse de sus problemas legales.

En una aparición en “The Ingraham Angle” de Fox News, el gobernador de Florida, Ron DeSantis (republicano), le dijo a la presentadora Laura Ingraham que el mandato de mascarillas en el condado era una “extralimitación total” y que planeaba perdonar a todos los residentes que enfrentaban cargos por violar las medidas sanitarias, citando específicamente a los propietarios del gimnasio.

“Cuando nuestra junta de clemencia se reúna en las próximas semanas, emitiremos indultos, no solo para Mike y Jillian, sino para cualquier floridano que pueda tener infracciones pendientes por cosas como mascarillas y distanciamiento social”, dijo DeSantis.

El gobernador, un aliado cercano del expresidente Donald Trump, ha reforzado su perfil nacional con su firme oposición a las medidas de seguridad por la pandemia, calificando al estado como un “oasis de libertad” incluso cuando el número de casos se disparó durante el invierno.

La semana pasada, firmó una ley que suspendía todas las restricciones de coronavirus en Florida a partir del 1 de julio y emitió órdenes ejecutivas que le permitían reemplazar cualquier medida de emergencia local, como mandatos de mascarillas, cierres de escuelas y restricciones comerciales. En septiembre pasado, también suspendió las multas y sanciones para quienes violaran las ordenanzas locales.

Mike y Jillian Carnevale, propietarios de Fitness 1440 en Plantation, Florida, fueron arrestados por primera vez el 27 de julio por violar el mandato de máscaras del condado. Quedaron detenidos nuevamente el 6 de agosto y se les ordenó cerrar el gimnasio. Horas después de su liberación, el 7 de agosto, reabrieron su gimnasio, esta vez al aire libre. Fueron aprehendidos por tercera vez ese mismo día.

Mike, quien rechazó un acuerdo de culpabilidad en marzo, enfrenta 120 días de cárcel por dos delitos menores de segundo grado, mientras que Jillian podría ver 60 días por un delito menor de segundo grado.

DeSantis firmará indulto

Durante el programa de Ingraham el jueves, que también incluyó entrevistas con la pareja y su abogado, DeSantis dijo que fue informado recientemente sobre el caso de los Carnevales y se sintió obligado a actuar.

“A partir de mañana por la mañana, voy a firmar un indulto bajo mi autoridad constitucional, por lo que retrasará el caso por 60 días contra ambos”, dijo DeSantis. Agregó que durante ese tiempo perdonaría a cualquier otra persona acusada de violar mandatos locales por la pandemia.

En diciembre pasado, la OMS dijo que las personas no deben usar máscaras durante la “actividad física de intensidad vigorosa”. Pero en febrero, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ofrecieron una instrucción diferente, instando a las personas a usar máscaras mientras realizaban entrenamientos intensos, señalando estudios de casos que mostraban que los gimnasios habían sido repetidamente propagadores del virus.

DeSantis opinó que las pautas de salud pública deben ser de asesoramiento, no punitivas.

Fuente: Jaclyn Peiser/The Washington Post.

Traducción libre del inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.