Los cheques del Servicio de Impuestos Internos no suelen tener privilegios generales de entrada a edificios federales, pero un hombre de Pensilvania acusado de violar el Capitolio de los EEUU supuestamente creyó lo mismo cuando ingresó al edificio el 6 de enero.

Gary Wickersham de West Chester, Pensilvania, ofreció a los investigadores federales una narrativa extraña de conspiraciones desacreditadas y declaraciones contradictorias en torno al ataque, según una denuncia penal revelada en un tribunal federal esta semana.

El hombre de 80 años dijo a los investigadores en enero que el intento de insurrección fue un acto «simulado» y que muchas de las personas que vio «maldiciendo, gritando, golpeando a la policía, rompiendo ventanas y puertas y entrando al Capitolio» eran «miembros de antifa «. Según la denuncia, Wickersham también creía que sus 20 minutos dentro del Capitolio estaban autorizados «porque él paga sus impuestos».

Te puede interesar: Los precios al consumidor subieron 4,2% en abril

Wickersham fue arrestado el martes y enfrenta un cargo de entrada violenta y conducta desordenada en los terrenos del Capitolio y uno por entrada ilegal a un área restringida. Es una de las más de 410 personas que ahora enfrentan una serie de cargos federales derivados del ataque; al menos 40 de ellos son de Pensilvania, según un análisis de The Washington Post.

Wickersham se negó a comentar a través de su abogado el miércoles. Su abogado, Mike Noone, dijo que Wickersham «se toma estos cargos muy en serio».

Como muchos de los otros alborotadores que han sido arrestados en los últimos meses, el video de la violación del Capitolio, muy documentada, y la huella digital de Wickersham llevaron a los investigadores a su puerta. Si bien en algunos casos amigos y familiares han entregado pruebas de la participación de sus seres queridos en el ataque, varios presuntos alborotadores se incriminaron publicando fotos, videos y otras pruebas en las redes sociales. Un ex oficial de policía de Salt Lake City envió un mensaje de texto con el mensaje «Irrumpimos en el Capitolio» a sus amigos y fue entregado de inmediato, mientras que un delegado estatal republicano de Virginia Occidental renunció después de que transmitió en vivo y narró el video de la violación, diciendo: «Derrick Evans es en el Capitolio!».

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.