CORRECCIÓN. El New York Post reconoció que casi nada de lo publicado era verdad. | Foto: Efe.

Una reportera del New York Post dijo que renunció luego de que se le “ordenara” escribir una historia falsa, que afirmaba que los menores indocumentados eran recibidos en Estados Unidos con copias de un libro para niños escrito por la vicepresidente Kamala Harris.

“La historia de Kamala Harris, una historia incorrecta que me ordenaron escribir y que no pude rechazar con suficiente fuerza, fue mi punto de ruptura”, tuiteó Laura Italiano la tarde del martes, horas después de que su artículo viral sobre los libros fuera borrado de el sitio web de la publicación y se reemplazó con versiones corregidas.

Italiano, que ha escrito para el Post desde la década de 1990, según archivos de noticias, no pudo ser contactada de inmediato para hacer comentarios.

“Ha sido un privilegio cubrir la ciudad de Nueva York con su tabloide más animado e ingenioso: un periódico lleno de reporteros y editores que admiro profundamente y tengo como amigos. Me entristece irme”, expresó en Twitter.

Desde que el Post publicó la historia en su primera plana, el sábado, en el ámbito conservador ha habido un alboroto por la supuesta distribución del libro de Harris de 2019, “Los superhéroes están en todas partes”, en los refugios para migrantes.

Una gran cantidad de republicanos prominentes expresaron su indignación por la posibilidad de que los contribuyentes estuvieran financiando el programa.

El martes, en una nota de una oración al final del artículo original en línea, el Post reconoció que casi nada de lo publicado era cierto.

“Nota del editor: la versión original de este artículo decía que los niños migrantes estaban recibiendo el libro de Harris en un kit de bienvenida, pero se actualizó para señalar que solo se le dio una copia conocida del libro a un niño”, se lee en su totalidad.

De hecho, ni siquiera está claro si un niño recibió esa única copia del libro, que fue fotografiada por Reuters en una cama vacía en un refugio en Long Beach, California, la semana pasada. En realidad fue uno de los muchos artículos, incluidos juguetes y ropa, donados por los residentes en una campaña en toda la ciudad, informaron funcionarios de Long Beach.

No se utilizaron fondos del gobierno para comprar los artículos, según una portavoz de la ciudad.

Italiano informó originalmente el viernes que “los niños migrantes no acompañados traídos de la frontera entre Estados Unidos y México a un nuevo refugio en Long Beach, California” recibirían una copia del libro “en sus kits de bienvenida”. Su historia atribuyó esta afirmación a la foto de Reuters, y el Post lo convirtió en un juego de palabras en mayúsculas para la portada de su edición impresa: “KAM ON IN”.

Fuente: Paul Farhi/The Washington Post.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.