La policía de Nueva York se mantiene en plena investigación de un ataque que las autoridades calificaron como «horrible» contra un asiático ocurrido en Manhattan la noche del viernes.

De acuerdo con The Hill, el cuerpo de seguridad indicó que su unidad de crímenes de odio está detrás de las pesquisas, el cual tuvo lugar en East Harlem. De momento se desconoce el motivo del ataque.

La policía compartió un video que muestra a la víctima, un hombre de 61 años de edad, quien recibió varias patadas en la cabeza antes de que el atacante huyera de la escena.

ABC informó que la víctima dijo a la policía que no fue atacado sin provocación.

La condición de la persona es estable.

El hecho se produjo en medio de una serie de ataques contra la comunidad asiática en Estados Unidos.

Acción desde el Senado

Este jueves, el Senado aprobó una legislación que apunta a combatir el aumento de crímenes de odio contra asiático-americanos durante la pandemia del COVID-19. La votación, según informó The Hill, fue de 94 a 1.

El único voto negativo contra el proyecto de ley llegó de parte del senador republicano Josh Hawley.

El próximo paso de la legislación será pasar a la Cámara Baja.

Charles Schumer, líder de la mayoría demócrata en el Senado, manifestó que este era «el momento de levantarse» sobre las acciones violentas contra los asiático-americanos.

The Hill mencionó un estudio de la Universidad Estatal de California, la cual determinó un aumento del 146% en los delitos de odio contra dicha comunidad desde el año 2020.

“Al aprobar este proyecto de ley, le decimos a la comunidad asiático-americana que el gobierno les está prestando atención, ha escuchado sus preocupaciones y responderá para protegerlos”, indicó Schumer. «Y segundo, al aprobar este proyecto de ley, enviaremos un mensaje al país que debería ser demasiado obvio a estas alturas: los crímenes de odio no serán tolerados».

Aunque en principio esta legislación pedía orientación sobre las «mejores prácticas para mitigar el lenguaje racialmente discriminatorio, el borrador final apunta a «crear conciencia sobre los delitos de odio durante la pandemia de COVID-19».

Esto último llegó tras la intervención de la republicana Susan Collins: “Al hacerlo, podemos enviar una señal inequívocamente fuerte de que no se tolerarán los delitos contra los estadounidenses de origen asiático y los isleños del Pacífico en nuestro país”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.