COMICIOS. Tabuladores revisan las boletas en la Oficina del Registrador del Condado de Maricopa en Phoenix, Arizona, el 2 de noviembre. | Foto: Efe.

Un gran esfuerzo para volver a contar las boletas de las elecciones de noviembre de 2020 comenzó en Phoenix este viernes. Los republicanos en el Senado de Arizona contrataron a un proveedor privado para revisar casi 2,1 millones de boletas emitidas en el condado más grande del estado, en Maricopa.

El recuento de las papeletas en Maricopa fue ordenado por republicanos en el Senado estatal, con el fin de examinar las afirmaciones de un supuesto fraude o errores que -según dicen- ayudaron a la victoria de Joe Biden.

Los funcionarios electorales y los tribunales no han encontrado mérito en tales acusaciones, y la junta de supervisores del condado, liderada por el Partido Republicano, se ha opuesto al recuento.

Sin embargo, los republicanos en el Senado han seguido adelante, ejerciendo una orden para trasladar el equipo de votación y las boletas almacenadas al Arizona Veterans Memorial Coliseum, donde un equipo de empresas privadas pasará las próximas cuatro semanas realizando un recuento manual de votos; además de una auditoría forense de las máquinas de votación.

Los legisladores locales han dicho que el proceso está destinado a explorar formas de mejorar las elecciones en el estado, en lugar de poner en duda la victoria de Biden sobre Trump en Arizona, con 10.457 votos de diferencia.

El recuento ha sido objeto de duras críticas por parte de observadores electorales, defensores del derecho al voto y demócratas, quienes han dicho que carece de supervisión independiente y podría usarse para promover afirmaciones infundadas sobre las elecciones de 2020.

Los senadores republicanos han entregado la gestión y la financiación del proceso a una empresa privada de ciberseguridad de Florida llamada Cyber ​​Ninjas, cuyo director ejecutivo se ha hecho eco de afirmaciones falsas sobre fraude en las elecciones.

Y los aliados de Donald Trump no han sido tímidos en su esperanza de que la auditoría arroje nuevas municiones que puedan usar para atacar los resultados de la votación de noviembre.

“Creo que una auditoría adecuada mostrará que los resultados de las elecciones fueron fraudulentos”, dijo el viernes en una entrevista el abogado Lin Wood, quien presentó una serie de impugnaciones legales infructuosas a las elecciones de noviembre.

“Creo que eso es lo mejor para nuestra nación y, con suerte, conducirá a que otros estados también realicen auditorías adecuadas”, añadió.

Fuente: Rosalind S. Helderman/The Washington Post.

Traducción libre del inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.