Este jueves, la Cámara de Representantes de Texas aprobó un proyecto de ley que permite a los adultos portar armas de fuego sin requerir permiso, informó The Hill.

La legislación HB1927 fue aprobada con 84 a favor por 56 en contra, siguió la fuente.

De acuerdo con la legislación, cualquier persona mayor de 21 años en Texas que no tenga prohibido portar un arma de fuego, podrá llevarla.

En la actualidad, el Estado de Texas obliga a sus residentes a obtener una licencia para el porte de armas.

Aunque la votación pareció ser netamente partidaria, The Dallas Morning News informó que al menos siete representantes del Partido Demócrata votaron a favor del proyecto de ley.

Matt Schaffer, representante republicano y quien figuró como el patrocinador de la legislación, indicó que la medida debería llamarse «acarreo constitucional».

“Los ciudadanos respetuosos de la ley necesitan la capacidad de protegerse a sí mismos ya sus familias”, comentó.

En Tennessee

El gobernador de Tennessee, Bill Lee, firmó un proyecto de ley que permitirá a la mayoría de los adultos de la entidad portar armas de fuego sin requerir un permiso, indicó The Hill.

La legislación entrará en vigor el 1 de julio y brinda la posibilidad a personas mayores de 21 años, ley que no se aplica a armas largas.

Mientras, miembros de las Fuerzas Armadas de Tennessee entre 18 y 20 años también podrán cargarlas sin la necesidad de tener porte.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) respaldó la legislación; sin embargo, grupos policiales de la entidad se mostraron en contra, pues aseguraron que la decisión podría traducirse en un aumento del crimen.

A través de su cuenta de Twitter, Lee informó que firmó “el acarreo constitucional hoy porque no debería ser difícil para los habitantes de Tennessee respetuosos de la ley ejercer sus derechos. Gracias a los miembros de la Asamblea General y a la NRA por ayudarnos a hacer esto”.

Casa Blanca

Hace una semana, el presidente Joe Biden presentó este jueves una serie de órdenes ejecutivas con el fin de frenar lo que considera una epidemia de violencia con armas de fuego. Las medidas implican un endurecimiento en las restricciones, de forma unilateral, sobre el porte de armas en Estados Unidos.

Entre las órdenes destaca una que busca frenar la proliferación de armas de fabricación casera, llamadas “ghost guns”, las cuales son pistolas que se pueden ensamblar en media hora con kits. Tienen la característica de ser difíciles de rastrear porque carecen de número de serie.

“La violencia armada en este país es una epidemia; y es una vergüenza a nivel internacional”, dijo Biden desde la Casa Blanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.