Haley

Nikki Haley, exembajadora de EE.UU. ante las Naciones Unidas, aclaró que no se postularía para la presidencia si el expresidente Donald Trump decide postularse para las elecciones del 2024.

«Yo no me postularía si el expresidente Trump se postulara, y yo hablaría con él al respecto. Eso es algo sobre lo que tendremos una conversación en algún momento si esa decisión es algo que hay que tomar», señaló Haley a The Associated Press en una conferencia de prensa.

La exgobernadora de Carolina del Sur es considerada una posible contendiente del Partido Republicano para las elecciones en 2024. Haley dijo que apoyaría nuevamente a Donald Trump si él decide nuevamente ir por la Casa Blanca.

La diplomática explicó que no habla con el empresario desde las elecciones presidenciales de 2020. Pero aseguró que tuvo una «gran relación de trabajo» con Trump durante los casi dos años de mandato como su enviado a la ONU.

«Aprecio la forma en que me dejó hacer mi trabajo. Pensé que hicimos algunas cosas fantásticamente geniales de política exterior juntos, y mira, sólo quiero seguir construyendo sobre lo que logramos y no ver cómo se derriba», aseveró.

Te puede interesar: Trump ataca a McConnell durante encuentro del Comité Nacional Republicano

No obstante, hace unas semanas durante una entrevista en POLITICO, señaló que fue un error para el partido escucharlo y consideró que el empresario se encontraría «cada vez más aislado» en los próximos meses y años.

De la administración Trump, Haley no es la única persona que considera postularse a las elecciones de 2024. Mike Pompeo, exsecretario de estado, ya realizó rondas de oratoria en Iowa y New Hampshire, los dos primeros estados en votar en las primarias presidenciales.

Ron DeSantis, gobernador de Florida; Kristi Noem, gobernador de Dakota del Sur, y los senadores Marco Rubio (Fla.), Rick Scott (Fla.) y Tom Cotton (Arca.); son algunos de los posibles candidatos del Partido Republicano.

Las declaraciones de Haley evidencia una posible postulación de Trump en la contienda presidencial republicana. El empresario continúa siendo la figura más influyente en el Partido Republicano moderno, y muchos miembros del partido aseguran que es arriesgado para la institución competir contra él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.