ECONOMÍA. El gobierno tiene que pedir dinero prestado para cubrir los déficits, y lo hace emitiendo deuda. | Foto de Pixabay.

El gobierno federal gastó $660 mil millones más de lo que recaudó en ingresos fiscales en marzo, informó este lunes el Departamento del Tesoro, ya que el paquete de estímulo de la administración de Joe Biden empujó el déficit mensual de Estados Unidos a niveles récord.

Estados Unidos gastó $927 mil millones solo en marzo, más del doble del nivel de marzo de 2020. El aumento se debió principalmente al desembolso de decenas de millones de pagos de estímulo de $1 mil 400 mediante el Plan de Rescate Estadounidense.

Mientras tanto, los ingresos fiscales se mantuvieron prácticamente estables, y el gobierno solo recaudó un poco más que en marzo pasado.

El déficit resultante es el tercero más grande en la historia de Estados Unidos, según funcionarios del Tesoro, eclipsado solo en abril y junio del año pasado, cuando Estados Unidos autorizó mayores niveles de gasto de emergencia para detener la crisis económica iniciada por la pandemia.

Lee también: Presidente de la Fed advierte que reabrir economía rápido puede causar repunte de COVID-19

El déficit mensual se había contraído en relación con los meses de verano, cuando expiró el gasto federal y la economía estadounidense comenzó a recuperarse.

Hubo economistas y legisladores que clamaron por un gasto adicional para ayudar a que la economía se recupere de uno de los peores choques en décadas, con millones de trabajadores aún desempleados.

Durante los primeros seis meses del año fiscal en curso, el déficit presupuestario del gobierno ha alcanzado los 1,7 billones de dólares, una suma enorme para este comienzo de año.

El déficit anual de Estados Unidos alcanzó los 3,1 billones de dólares en 2020, un máximo histórico que superó con creces el récord anterior de 1,4 billones de dólares, que se produjo en 2009 durante los momentos más profundos de la Gran Recesión. Los demócratas y republicanos autorizaron gran parte del gasto de emergencia el año pasado como una forma de intentar detener un colapso económico. Sin embargo, están en desacuerdo con los niveles de gasto en 2021.

Te puede interesar: Estudio de IBM sugiere que pequeños comercios y el turismo están preparados para una recuperación gradual

El gobierno tiene que pedir dinero prestado para cubrir los déficits, y lo hace emitiendo deuda. Las tasas de interés son relativamente bajas, lo que ha hecho que sea más barato pedir prestado, pero la deuda federal ha crecido notablemente durante el último año.

Más de 330 mil millones de dólares en pagos de estímulo, más de la mitad del total, se enviaron en marzo y se incluyeron en los datos de ese mes. Aun así, los expertos en presupuesto dicen que es probable que el resto del año se mantenga un déficit alto.

En una llamada con los periodistas, los funcionarios del Tesoro señalaron que aún no se habían asignado todos los fondos de la Ley Cares del año pasado ni el Plan de Rescate.

Fuente: Jeff Stein/The Washington Post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.