Brian Martinez sostiene una pancarta donde se lee "Chelsea está hambrienta y ustedes nos dan mugajas" en una protesta frente al City Hall de Chelsea el martes 16 de marzo de 2021. Foto: T. Zea

Un centenar de manifestantes se congregaron este martes frente al City Hall de Chelsea para protestar por la cantidad de dinero que la ciudad recibió en el paquete de estímulo económico promulgado por el presidente Joe Biden la semana pasada.

El Plan de Rescate Estadounidense incluye 350.000 millones de dólares destinados a gobiernos estatales y locales de EE.UU. para compensar el déficit presupuestario resultante de la pandemia. Los fondos se distribuyen a las ciudades y pueblos en función del tamaño de su población, pero hay una fórmula de subvenciones comunitarias en bloque establecida en la década de 1970 que otorga sustancialmente menos dinero a las ciudades con menos de 50.000 habitantes, entre ellas Chelsea.

«Shame on you», entre otras consignas en inglés y en español gritaban los manifestantes exigiendo explicaciones a la delegación del congreso federal sobre lo que consideran una distribución injusta de los fondos.

Siendo una ciudad de inmigrantes latinos que registra un poco menos de 40,000 habitantes, a Chelsea le correspondería recibir 11.6 millones de dólares en ayuda, de acuerdo con estimaciones de Massachusetts Municipal Association. En comparación, Newton, que con una población de unos 88,000 habitantes, recibiría casi seis veces más dinero per capita.

«Estamos indignados porque este fondo se creó precisamente para ayudar a comunidades como Chelsea. Tuvimos la tasa más alta de infecciones de Covid-19 en el estado y por meses nuestra población ha dependido de recibir cajas de comida para sobrevivir», dijo Gladys Vega, directora ejecutiva de La Colaborativa, la organización que lideró la protesta.

Vega opina que la fórmula usada para distribuir estos fondos es injusta, pues no toma en cuenta cientos de miles de indocumentados que por años han vivido en Chelsea y que muy probablemente no han sido contados en el censo. «Creemos que la población de nuestra ciudad es al menos un 30 por ciento mayor de lo que reflejan esos números», dijo Vega.

Activistas, jóvenes y madres de Chelsea hablaron emotivos discursos sobre los estragos que la pandemia ha causado en sus familias. Aya Faiz, una joven de 15 años que habló a la multitud, contó que ha visto «filas y filas de personas esperando comida, pidiendo ayuda para la renta, muchas dando positivo al covid-19. Vi gente sin trabajo, sin dinero, simplemente viviendo en apartamentos apiñados, y la gente de Chelsea ha sido maltratada, sin fondos suficientes, estamos heridos y no dejaré de luchar para que eso cambie».

El City Manager de Chelsea, Tom Ambrosino, se dirigió a los manifestantes y calificó de «espantoso» que Chelsea haya recibido «cinco, seis, siete veces menos que otras comunidades más ricas como Newton, Arlington, y Brookline en un proyecto de ley que se suponía que ayudaría a los más necesitados».

En una declaración conjunta del martes de los senadores Elizabeth Warren y Ed Markey y la representante Ayanna Pressley, los legisladores dijeron: “Debemos hacer que nuestras fórmulas de financiamiento federal reflejen mejor el impacto que sienten nuestras comunidades más vulnerables, y mientras miramos hacia la recuperación, continuaremos trabajando con socios estatales, locales y federales para ayudar a nuestros alcaldes y gobernadores locales a mitigar el impacto de esta crisis en nuestras familias para que ninguna comunidad se quede atrás. Eso incluye instar a la Administración Baker a distribuir equitativamente los 4.500 millones de dólares de fondos de ayuda del Commonwealth a los municipios que han sido desproporcionadamente afectados».

Un portavoz del gobernador Charlie Baker señaló en un comunicado que la administración no participa en la elaboración de la fórmula de financiación federal, sino que está trabajando con los líderes locales para abordar las complejas necesidades de Chelsea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.