Masssachusetts aumentó la capacidad límite de los restaurantes del 25% al 40%. (Foto: Freepik)

Isabel Contreras/ BBJ

Click here to read this article in English, by Boston Business Journal.


Mientras los funcionarios estatales flexibilizan las restricciones por COVID-19 y ofrecen alivio a través de subvenciones para pequeñas empresas, los restaurantes de Greater Boston continúan luchando para llegar a fin de mes.

La decisión del gobernador Charlie Baker de aumentar la capacidad de los restaurantes del 25% al 40%, a partir del lunes, se produjo junto al anuncio de que Massachusetts Growth Capital Corp. entregaría 173,9 millones de dólares en subvenciones a más de 4.000 pequeñas empresas, incluidos más de 1.300 restaurantes que han luchado contra la pandemia.

«Sabemos que estas restricciones han sido, y continúan siendo, enormemente difíciles para las grandes y pequeñas empresas, sus empleados y personas en todas partes, pero estamos progresando en esta batalla contra Covid, y el arduo trabajo y la preparación de todos ahora lo están logrando es posible que sigamos retrocediendo a lo que podríamos llamar una nueva normalidad «, comentó Baker.

Los legisladores de Massachusetts aprobaron el mes pasado un proyecto de ley de desarrollo económico que asignó $20 millones a subvenciones para restaurantes y puso un límite del 15% a las tarifas de entrega de comidas cobradas por terceros, una regulación respaldada por los defensores de la industria de servicios de alimentos en Massachusetts Restaurants United.

‘Dos planes diferentes’

Bessie King es la copropietaria de Villa Mexico Café, un pequeño restaurante que dirige junto a su madre en el distrito financiero de Boston. Han logrado mantener las puertas abiertas durante la pandemia adoptando nuevos métodos de entrega de comida a domicilio. Pero King dijo que la industria se ha visto afectada y que los trabajadores de los restaurantes necesitan un apoyo financiero más amplio en forma de paquetes de estímulo, subvenciones y otros beneficios.

«Todo el mundo está tan metido en el hoyo que la comunidad de restaurantes nunca volverá a la normalidad si el personal sigue ganando menos de $13 la hora, si se continua trabajando a $8 la hora y se está atrasado en el pago de alquiler», dijo.

Como miembro de la junta de Massachusetts Restaurants United, King ha argumentado que, aunque una mayor capacidad podría generar más ventas en algunos restaurantes, también pone en peligro a los trabajadores que están a meses de recibir las vacunas.

“La mayoría de nosotros en la industria alimentaria no estamos vacunados. Estamos en riesgo», comentó.» Las fases en este punto de la pandemia se han convertido en una especie de garantía pública más que garantía de la industria privada. Comienzan la Fase 2 de vacunación junto a la Fase 3 de reapertura, es casi como si el estado tuviera dos planes diferentes que no coinciden «.

Límites de capacidad

El senador Eric Lesser, un demócrata de Longmeadow que copresidió el comité de desarrollo económico de la legislatura en la última sesión, es escéptico con respecto a los beneficios que podría traer a los restaurantes el aumento de la capacidad, y le preocupa un aumento de la propagación del virus debido a la flexibilización de las medidas de seguridad.

“La pandemia aún no está bajo control”, dijo Lesser. «Ciertamente hemos visto bajar las cifras, lo que es una buena noticia, pero tenemos variantes de las que preocuparnos. Hay muchas dudas acerca de cuánto tiempo podría durar el aumento de la capacidad y, francamente, al pasar del 25% al 40 %, tengo la sensación que no servirá tanto «.

Lesser cree que concentrarse en optimizar la distribución de vacunas es clave para ayudar a los dueños de restaurantes y trabajadores a recuperarse.

«Creo que cuestiones como la distribución de vacunas y la eficacia de la respuesta del estado frente a las vacunas son tan importantes como todo lo relacionado con los límites de capacidad, porque lo que estos restaurantes necesitan es que la gente se sienta segura al salir a comer», indicó Lesser.

Por su parte, el dueño del restaurante, José Duarte, cree que el estado se está moviendo en la dirección correcta al aumentar los límites de capacidad.

“Cualquier paso adelante que nos ayude a volver a la normalidad es muy bueno para nosotros”, comentó Duarte. «Creo que avanzar al 40%, luego al 60% y aumentar gradualmente ayudaría a los restaurantes más pequeños».

Esto beneficiará a su restaurante más nuevo, Tambo 22, que abrió en marzo pasado en Chelsea y no califica para subvenciones de ayuda pandémica porque no tiene registros fiscales de 2019 requeridos para recibir ayuda estatales y federales.

«Hay negocios que están tratando de abrir durante en plena pandemia, que probablemente necesiten un poco más de ayuda que aquellos que yaestaban abiertos antes», dijo Duarte. «El hecho de no haber podido recibir ninguna ayuda del gobierno es injusto».

La senadora Diana DiZoglio, demócrata de Methuen, indicó que apoya la propuesta aprobada por el Senado pero rechazada por la Cámara en la última sesión legislativa que permitiría a nuevas empresas como Tambo 22 solicitar subvenciones estatales sin requerir los registros de impuestos de 2019.

“Estos son propietarios de pequeñas empresas familiares que han invertido una gran cantidad de sus recursos financieros en su nuevo negocio”, señaló DiZoglio. “Siguen sin ser elegibles para las oportunidades de subvenciones que existen a nivel estatal, y eso es completamente inaceptable”.

El senador estatal James Eldridge, un demócrata que representa a Acton, dijo que si bien ha patrocinado y apoyado propuestas como el límite de las tarifas de entrega de alimentos con la esperanza de proteger a los restaurantes, las subvenciones son la mejor manera en que el gobierno puede ayudar a los restaurantes a sobrevivir.

“Veo estos proyectos de ley como una pequeña venda que intenta tapar un gran problema: que el gobierno, ya sea federal o estatal, no proporcionó suficiente dinero a los dueños de restaurantes o sus empleados”, indicó Eldridge. “Ese es el papel del gobierno cuando hay una pandemia o una crisis económica, ayudar a la gente a atravesar estos tiempos difíciles para que todos podamos volver a la normalidad una vez que todo pase”.


Click here to read this article in English, by Boston Business Journal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.