El Departamento de Seguridad de EE.UU (DHS, por sus siglas en inglés) informó el lunes, 1 de febrero, que las autoridades de inmigración no realizarán arrestos en los sitios de vacunación contra COVID-19.

«Es un imperativo moral y de salud pública garantizar que todas las personas que residen en los Estados Unidos tengan acceso a la vacuna», anunció el DHS en un comunicado.

Asimismo, alentó a todas las personas, «independientemente de su situación migratoria», a vacunarse cuando sean elegibles según las pautas de distribución en sus estados y ciudades.

Te puede interesar: Chelsea abre su propio centro de vacunación en sede de La Colaborativa

Los puntos de vacunación son considerados «lugares delicados», por lo que no serán objetivo del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) excepto bajo “circunstancias extraordinarias”.

“De acuerdo con la política de ubicaciones sensibles de larga data, ICE no realizará ni llevará a cabo operaciones de cumplimiento en o cerca de instalaciones de atención médica, como hospitales, consultorios médicos, clínicas de salud acreditadas e instalaciones de atención de emergencia o urgencia, excepto en la mayoría de los casos. extraordinario de circunstancias”, señala el DHS.

Twitter

DHS sobre vacunación para indocumentados

La medida puede ayudar a impulsar el plan de la administración de Biden para suministrar la vacuna a las comunidades desatendidas a través de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias. El DHS dice que su postura se aplica a instalaciones fijas, sitios de vacunación temporales o emergentes y clínicas de vacunación móviles.

El anuncio es un nuevo ejemplo del enfoque más transigente en torno a la inmigración ilegal que ha adoptado el gobierno del presidente Joe Biden, el cual ha actuado con rapidez para revertir las principales políticas de inmigración de su predecesor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.