Pete Buttigieg fue otro de los funcionarios confirmados por el Senado este martes. La votación para el cargo a secretario de Transporte fue de 86 a 13; sin embargo, el bajo perfil del puesto podría presentar al funcionario una oportunidad, dicen expertos en políticas públicas.

“Nadie tiene idea de lo que implica ese trabajo”, dijo Kathleen Hall Jamieson, quien estudia comunicación política y es directora del Centro de Políticas Públicas de Annenberg en la Universidad de Pennsylvania. «Si vas a definir un rol, es mucho más fácil que redefinir un rol».

El ex alcalde de South Bend, Indiana, perfeccionó sus habilidades políticas en la guarida del león republicano de Fox News, donde apareció en nombre de Biden durante la campaña.

«Básicamente se está convirtiendo en un portavoz de la administración», dijo Jamieson.

Los críticos del Senado descartaron los antecedentes y el enfoque de Buttigieg.

Después de la votación del martes, el senador Roger Marshall (republicano por Kansas) dijo que Buttigieg carece de la experiencia necesaria para dirigir el departamento.

“Arreglar los baches municipales y administrar las rutas de los autobuses de ninguna manera equivale a lo que supervisará en el DOT”, dijo Marshall en un comunicado. «Es preocupante que Pete Buttigieg haya hablado abiertamente sobre el uso de su puesto como púlpito para los temas de la agenda social y apoye la cancelación del oleoducto Keystone XL».

La naturaleza rompedora de barreras de su nominación (fue la primera persona abiertamente homosexual en ser confirmada para un puesto en el gabinete por el Senado) ha agregado un atractivo más amplio a la historia de Buttigieg.

Buttigieg les ha dicho a los entrevistadores que está orgulloso de tener a su esposo, Chasten, sentado detrás de él durante su audiencia en el Senado. Fue una profunda desviación del tratamiento de James Hormel, el candidato del presidente Bill Clinton como embajador en Luxemburgo. Hormel fue atacado por ser gay y se le negó el voto del Senado, un episodio grabado en la memoria de Buttigieg, que entonces tenía 17 años.

Buttigieg le dijo a Jimmy Fallon que espera que su experiencia ante el Senado transmita un «mensaje diferente, mejor y opuesto a algún niño que está mirando en este momento, que tienes todo el derecho a pertenecer, todo el derecho a servir, todo el derecho a ser parte de este país».

El secretario de transporte no ha tenido tradicionalmente un rol de alto perfil en el gabinete, pero Buttigieg ha traído sus propios seguidores y celebridad desde que fue nominado para el cargo en diciembre. Los partidarios de su campaña presidencial han aclamado su nuevo papel en línea, engalanando las redes sociales con emojis para autobuses, aviones y trenes, y buscando informarse sobre las funciones del departamento.

Texto tomado de The Washington Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.