Un residente de Virginia fue arrestado después de que las fuerzas del orden encontraron al menos un arma de fuego y más de 500 rondas de municiones en su camioneta, mientras intentaba ingresar la noche del viernes a un puesto de control de seguridad de inauguración cerca del Capitolio.

Según documentos judiciales, el hombre intentó avanzar con una credencial no autorizada.

Wesley Allen Beeler, de 31 años de edad, de Front Royal, condujo su Ford F-150 hasta un puesto de control en la calle E al noreste del Capitolio, donde fue recibido por oficiales de la policía del Capitolio.

Beeler enfrenta cargos derivados de posesión ilegal de armas y municiones.

Su madre, Charlotte Beeler, dijo que se sorprendió al escuchar que su hijo había sido arrestado porque le había comentado que estaba ayudando a proteger el centro de Washington. La familia aseguró Wesley Allen Beeler trabaja en seguridad privada.

“No lo creo”, expresó cuando escuchó los cargos.

Beeler compareció en el Tribunal Superior de DC el sábado por la tarde, donde un juez ordenó su liberación bajo reconocimiento personal y emitió una orden de alejamiento del Distrito.

El hombre no puede regresar a la ciudad excepto para comparecer ante el tribunal o reunirse con su abogado.

La policía del Capitolio de Estados Unidos señaló en los documentos de acusación que Beeler les presentó lo que parecía ser una credencial para ingresar al área, pero un oficial determinó que no estaba autorizado.

Mientras revisaban su credencial, otro oficial notó calcomanías en los parachoques de las ventanas de la camioneta, que decían “Asalto a la vida” y “Si vienen por sus armas, déles primero las balas”, de acuerdo con lo descrito por la policía.

Los oficiales le preguntaron a Beeler si tenía armas en el auto; y él indicó que tenía una Glock en el apoyabrazos central, según los documentos de la acusación.

Después de sacar a Beeler del camión, los oficiales encontraron que el arma de fuego, una pistola 9 mm, estaba acompañada de un cargador de alta capacidad y 17 rondas de municiones. La pistola estaba en la recámara y lista para disparar.

La policía dijo que también encontraron más de 500 rondas de munición de pistola, incluidas balas de punta hueca.

Casi dos docenas de cartuchos de escopeta estaban “ubicados a plena vista en el área de carga trasera del vehículo”.

Según sus padres, Beeler es un contratista de seguridad privada que se había presentado a trabajar en el centro de Washington durante la semana pasada, y que ayudó a brindar seguridad tras el asedio al Capitolio.

Su padre, Paul Beeler, le dijo a The Post en una entrevista telefónica que durante los últimos días Beeler ha estado trabajando en un turno nocturno, viajando desde su casa de Virginia para presentarse a un lugar de trabajo cerca del Capitolio.

Fuente: The Washington Post.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *