El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, le dijo el viernes a Stephen Hahn, el comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), que presentara su renuncia si la agencia no aprueba la primera vacuna contra el coronavirus del país al final del día, según personas familiarizadas con la situación que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas a discutir lo sucedido.

La amenaza llegó el mismo día en que el presidente Trump tuiteó que la FDA es «una tortuga grande, vieja y lenta» en su manejo de las vacunas, mientras exhortaba al comisionado Stephen Hahn a «sacar las vacunas AHORA». Añadió: «¡¡¡Deja de jugar y empieza a salvar vidas !!!».

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que «no comentamos sobre conversaciones privadas, pero el Jefe solicita regularmente actualizaciones sobre el progreso hacia una vacuna».

«Esta es una representación falsa de la llamada telefónica con el jefe de personal», dijo Hahn en un comunicado. “Se alentó a la FDA a continuar trabajando rápidamente en la solicitud. La FDA se compromete a emitir esta autorización rápidamente, como señalamos en nuestra declaración de esta mañana».

La vacuna de dos inyecciones, que ha demostrado tener un 95 por ciento de efectividad en ensayos aleatorizados que involucran a decenas de miles de personas, ya ha sido aprobada por Gran Bretaña, Canadá, Bahrein y Arabia Saudita. Los funcionarios estadounidenses se han involucrado en un proceso de revisión más riguroso que creen que aumentará la confianza del público.

La advertencia de Meadows, combinada con los tuits del presidente, constituyó el último ataque de Trump, quien se ha quejado de que la vacuna no fue autorizada antes del día de las elecciones, culpando al ‘Deep State’ dentro de la agencia al que acusó de trabajar en contra de su reelección. También se dijo que Trump estaba molesto porque Gran Bretaña aprobó la vacuna antes que Estados Unidos, aunque la vacuna Pfizer-BioNTech se desarrolló y revisó en un tiempo récord.

Con el cronograma aparentemente acelerado desde el sábado por la mañana, la FDA y Pfizer se apresuraron a completar el papeleo necesario para la autorización, según otra persona que habló bajo condición de anonimato porque no tenía autoridad para discutir los planes.

Una declaración de la FDA emitida el viernes por la mañana dijo que la FDA había informado a Pfizer que «trabajaría rápidamente hacia la finalización y emisión de una autorización de uso de emergencia» luego de la aprobación del jueves de la vacuna Pfizer-BioNTech por un comité asesor de la agencia.

Con información de The Washington Post

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.