El gobernador Charlie Baker enfrenta una presión cada vez mayor de los expertos en salud pública y los alcaldes locales para una respuesta más fuerte ante la ola de casos de COVID-19 en rápido aumento en Massachusetts.

Hemos hecho tanto para llegar hasta aquí que no nos podemos relajar y ahora estamos en un punto crítico. Y eso es lo que se esta viendo desafortunadamente

El Dr. Joseph Betancourt, Jefe de Igualdad e Inclusión en Massachusetts General Hospital, indicó que esta «segunda ola será peor» si no se toman mayores medidas. «Hemos hecho tanto para llegar hasta aquí que no nos podemos relajar y ahora estamos en un punto crítico».

En una entrevista, Betancourt dijo que un nuevo cierre «es una realidad que tenemos que pensar» para evitar la propagación de contagios.

Asimismo, el Dr. Ashish Jha, Decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown, expresó su frustración en Twitter el sábado 5 de diciembre y escribió que solía pensar que Baker estaba haciendo un buen trabajo controlando el virus, pero en las últimas seis semanas ha estado «horrorizado por la falta de acción».

Los líderes municipales de unas 30 ciudades y pueblos en Greater Boston se han involucrado en una discusión en curso sobre una respuesta local colectiva a la segunda ola del virus.

El debate destaca el desafío que enfrentan los funcionarios locales con casos en aumento y fondos para apoyar empresas cerradas. Los alcaldes pueden actuar por su cuenta, pero también saben que, en un lugar heterogéneo como Greater Boston, es bastante fácil salir a comer al pueblo vecino si los restaurantes del suyo están cerrados. Y eso haría poco para contener el virus.

Por su parte, Baker, en conferencias de prensa, ha sido coherente en su mensaje : actualmente no está planeando más restricciones.

El domingo 6 de diciembre el estado informó que los casos confirmados de coronavirus en Massachusetts son 4.747 y el número de muertos aumentó a 48, informó el Departamento de Salud Pública.

Te puede interesar: La vacuna contra el COVID-19 llegaría a MA este mes

El gobernador anunció el jueves 3 de diciembre que se establecerá un hospital de campaña en Lowell. Será el segundo en el estado, ya que el primero será en el DCU Center en Worcester.

El doctor Betancourt indicó que en los hospitales «estamos mejor preparados porque tenemos más experiencia, pero en cuanto a capacidad estamos muy mal». Señaló que en el Massachusetts General Hospital el tiempo de espera es de uno o días para tener una cama en la sala de emergencia.

La presión sigue aumentando para que el gobernador haga más. El Grupo de Trabajo sobre el Coronavirus de la Casa Blanca, según un documento obtenido por ABC News , sugirió recientemente que Massachusetts imponga restricciones en todo el estado, no solo en áreas de alto riesgo.

Los líderes municipales no abogan por un cierre completo como el de la primavera, sino por restricciones más específicas, así como más pruebas de virus y ayuda a las pequeñas empresas.

El alcalde de Lynn, Thomas McGee, también ha visto cómo los casos se dispararon a niveles récord la semana pasada. “No es fácil”, dijo a Boston Globes.

“No quiero hablar en nombre de la administración”, dijo McGee, pero “no podemos tomar ese tipo de decisiones individualmente. (…) No puede ser una comunidad aquí, una comunidad allá».

En Boston, donde la ciudad en su conjunto todavía está en amarillo pero algunos vecindarios tienen tasas de infección mucho más altas, el alcalde Marty Walsh indicó la semana pasada que un nuevo cierre de la ciudad es el siguiente paso, ya que se han implementado todas las medidas posibles para frenar el virus, pero aún así están aumentando los casos.

Ahora bien, Baker tiene la vista puesta en la llegada de la vacuna contra el COVID-19 en diciembre, esto quiere decir que hay una «luz al final del túnel» y significaría que la vida puede volver a la normalidad para 2021.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.