El alcalde Marty Walsh indicó el jueves 3 de diciembre que con el aumento de los casos de COVID-19 en Boston, los funcionarios pueden verse obligados a realizar nuevos cierres si los residentes no siguen las pautas de seguridad para ayudar a detener la propagación del virus.

Cuando se le preguntó si era posible implementar otras medidas para frenar el avance del coronavirus, Walsh dijo: «No hay mucho más que podamos hacer».

“Es decir, tenemos un toque de queda desde las 10 pm hasta las 5 am. Uso de mascarilla obligatorio. Le pedimos a la gente que se lave las manos y mantenga la distancia. Nuestras escuelas están cerradas en este momento”, señaló. “El siguiente paso es cerrar todo. Y ya lo hemos hecho antes», añadió.

El alcalde comentó que las cifras podrían superar lo reportado en la ciudad durante abril y mayo. De seguir así, «realmente tendremos problemas», dijo Walsh.

Te puede interesar: MA marca un nuevo récord con 6.477 casos nuevos de COVID-19 el jueves

«Hace tres o cuatro días estábamos hablando de volver a las escuelas y mantener abiertos los restaurantes, y hoy esas opciones están en el fondo de nuestra lista», indicó.

Twitter

Walsh sobre contagios en Boston

La ciudad registró 825 casos nuevos entre el martes y el miércoles, según el alcalde.

Desde el viernes, aproximadamente 70 personas han sido hospitalizadas con COVID-19 en la ciudad, y cinco pacientes se trasladaron a cuidados intensivos el miércoles, informó Walsh.

«Vamos a trabajar con los hospitales y haremos todo lo necesario para tratar de mantener esos números bajos», dijo.

El gobernador Charlie Baker anunció el jueves que se establecerá un hospital de campaña en Lowell. Será el segundo en el estado, ya que el primero será en el DCU Center en Worcester.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *