El martes 1 de diciembre marca el último día de la temporada de comidas al aire libre en espacios públicos como las aceras y calles de la ciudad de Boston.

A varios restaurantes en la ciudad se les había permitido operar temporalmente en áreas al aire libre en propiedades públicas durante los últimos meses como una forma de ayudar a las empresas durante la crisis del coronavirus.

Sin embargo, los restaurantes que ofrezcan sus servicios en propiedades privadas podrán seguir trabajando.

Te puede interesar: Boston repartirá $1.7 millones a organizaciones que trabajan con inmigrantes

En una conferencia de prensa el 25 de noviembre el alcalde de Boston, Marty Walsh, indicó que no tiene «ninguna intención de cerrar restaurantes en la ciudad por el momento». “Ahora, si dentro de una semana estamos en un lugar diferente, si nuestro sistema hospitalario colapsa, si los números continúan aumentando, podríamos tener una conversación diferente. Pero por los momentos, no tenemos ningún plan para cerrar restaurantes», agregó.

Walsh también mencionó que la ciudad está trabajando en programas de comida al aire libre para la primavera. Los detalles de esta información se conocerán más adelante.

«Seguimos comprometidos a brindarles a los restaurantes oportunidades para ayudarlos a sobrevivir y tener éxito», señaló el alcalde.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.