El lunes 5 de octubre, un grupo de vecinos y activistas comunitarios de Lynn se plantaron por más de una hora rodeando una camioneta del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) y lograron frenar el arresto de un inmigrante de la comunidad.

Los agentes de ICE fueron a detener a Robelio Gonzáles en su casa de Lloyd Street, pero no se llevaron de inmediato al inmigrante guatemalteco porque su hija quien era menor de edad se quedaría sola, según la policía de Lynn.

Un portavoz de ICE indicó que en tres ocasiones anteriores Gonzáles ya había sido expulsado de los Estados Unidos y, además, fue condenado por reingreso ilegal en 2011.

Te puede interesar: Rebrote de COVID-19 se extiende por las cárceles de MA

Unos 40 miembros de Lynn United For Change, organización defensora de los inmigrantes, junto a un grupo de vecinos se presentaron en el lugar y rodearon la camioneta donde Gonzales estaba esposado. «Todo lo que pudimos hacer fue movilizarnos, acercarnos a nuestros amigos en la comunidad, nuestros aliados, presentarnos y usar nuestros cuerpos para proteger a nuestro miembro de la comunidad (…) para tratar de evitar que la familia se separe sin ningún motivo», dijo Isaac Simon Hodes, integrante de la organización, señala WHDH.

Horas más tarde, un agente de ICE abrió la puerta de la camioneta y dejó salir a Gonzáles. Se le ordenó presentarse en una oficina del servicio en los próximos días.

González agradeció el apoyo a todos los presentes, en especial a sus vecinos.

Los funcionarios dijeron que interferir con un arresto de ICE es un delito y los manifestantes podrían enfrentar cargos federales, pero hasta ahora no se han presentado cargos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.