En el otoño, los epidemiólogos están viendo señales de que el COVID-19 va en aumento una vez más en Massachusetts, e incluso advierten que los funcionarios del estado deberían por los momentos detener los planes de flexibilización.

Señala el Boston Globe que las estadísticas que rastrean la propagación del coronavirus han mostrado una tendencia preocupante en las últimas semanas, dijeron los expertos: los 554 nuevos casos identificados el 23 de septiembre fueron la mayor cantidad en un solo día desde mayo; los totales diarios de casos nuevos superaron los 500 en tres días seguidos por primera vez en muchos meses; más pacientes están hospitalizados ahora que en cualquier otro momento desde mediados de agosto.

Pero otra métrica incluida en el informe de datos diarios del estado que rastrea la pandemia es aún más reveladora, dijeron los epidemiólogos. El porcentaje de personas cuyas pruebas de COVID-19 dan positivo ha superado el 3 por ciento en los últimos días, más del triple desde el mínimo de 0,9 por ciento hace un mes.

El aparente repunte se produce cuando autoridades del estado continúan sus esfuerzos por aliviar las restricciones impuestas a los residentes y propietarios de negocios. El lunes entró en vigencia una orden que permite a los restaurantes servir grupos de hasta 10 personas en el interior y sentar a los clientes en los bares, un paso que dos epidemiólogos instaron al gobernador Charlie Baker a reconsiderar.

Te puede interesar: Aumentan las hospitalizaciones por COVID-19 en MA

Varias métricas son motivo de preocupación, dijo el Dr. Ashish Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown, a Boston Globe , pero es la tasa de positividad de la prueba lo que llamó la atención. Los expertos en enfermedades infecciosas han dicho que el número es particularmente valioso para evaluar la presencia del virus en una comunidad, pero es difícil de rastrear ya que se puede calcular de múltiples maneras con resultados muy diferentes. Es uno de los seis indicadores claves que el estado ha dicho que utiliza para guiar su toma de decisiones.

El estado calcula la tasa de positividad de dos maneras, y en su tablero de datos COVID-19 diarios destaca una medida que simplemente divide la cantidad de pruebas positivas entre la cantidad total de pruebas administradas ese día. Esa medida se ha mantenido estable en aproximadamente el 1 por ciento durante semanas.

Pero un aumento relativamente reciente en las pruebas repetidas de personas asintomáticas, como los estudiantes en los campus universitarios, aumentó drásticamente el número total de pruebas negativas diarias. Eliminar estas pruebas repetidas de la ecuación, muestra que la tasa de positividad ha subido desde fines de agosto, alcanzando el 3.4 por ciento en los últimos días.

Te puede interesar: Baker anuncia medidas de flexibilización para restaurantes

“Desde una perspectiva de transmisión de enfermedades, desde una perspectiva de riesgo, este cálculo con el que están realizando (el tablero de COVID-19) es probablemente una subestimación sustancial”, dijo a Boston Globe Samuel Scarpino, epidemiólogo de Northeastern University.

Señala Boston Globe que Scarpino y Jha insistieron en que el aumento de la positividad es una señal de que el estado debe proceder con precaución y dijeron que el gobernador debería revertir las nuevas medidas aplicadas a los restaurantes.

«Si estuviera asesorando al gobernador, estaría presionando mucho en contra de reabrir más las cosas», dijo Jha al periódico.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *