El evento celebrado por Biogen, a principios de mayo, dio lugar a unos 20.000 casos de COVID-19 en Massachusetts, muchos más que los 99 identificados para ese momento, aseguró un reciente estudio.

Los investigadores, tras analizar casi todos los casos iniciales confirmados, basándose en los cambios en la composición genética del coronavirus a medida que pasaba de una persona a otra, pudieron evaluar el impacto más amplio del «evento de súper propagación» en el hotel Marriott Long Wharf.

Lo que hace que la estimación sea aún más sorprendente, es que esta versión del virus fue una de las más de 80 que invadieron el estado a finales de enero y principios de marzo.

El estudio de 64 páginas aún está en fase de revisión para su publicación, pero los investigadores subrayan que su estimación “es una extrapolación basada en los virus aislados de 772 pacientes locales”. Los científicos creen que sus cálculos son acertados.

«Estoy seguro de que la escala para medir este evento es de decenas de miles», dijo el Dr. Jacob Lemieux, médico de enfermedades infecciosas del Hospital General de Massachusetts y uno de los tres científicos del Instituto Broad del MIT y de Harvard que se refirió al estudio que escribieron otros 50 investigadores.

Te puede interesar: Documentan primera reinfección de coronavirus en Hong Kong

Caroline Buckee, profesora de epidemiología de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, que no participó en el estudio, aseguró que suponiendo que los casos que analizaron los investigadores, fueran una muestra representativa, no dudaría en creer que el cálculo de 20.000 contagiados está estrechamente relacionado con la conferencia.

«La superdifusión es realmente un componente clave sobre cómo terminamos con una epidemia tan grave», dijo Buckee. «Si lo piensas, todos los casos en el mundo se originaron a partir de un solo caso. Esa es la naturaleza del crecimiento exponencial de las epidemias».

El equipo de investigación, según el Globe, analizó las secuencias genéticas del virus que causó el COVID-19 en 772 pacientes, “casi todos de los condados de Essex, Middlesex, Norfolk y Suffolk”. Al examinar el código genético a medida que el virus hacía copias de sí mismo, los científicos identificaron más de 80 genomas distintos del SARS-CoV-2 que infectaron el área de Boston en los primeros cinco meses del año. “La mayoría de los virus procedían de otros lugares de los Estados Unidos y Europa Occidental”, dijeron los científicos.

Pero un virus con una firma genética única tuvo un impacto enorme. “Unos 289 de los 772 pacientes, o más de un tercio, se infectaron con un virus que se remonta a la reunión celebrada el 26 y 27 de febrero por Cambridge Biotech Biogen”, reseñó el Globe.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.