Luego de ser considerada como una localidad de alto riesgo para el contagio del coronavirus, autoridades de la ciudad de Brockton, en Massachusetts, anunciaron la aplicación de toque de queda y así enfrentar bajo esta medida la propagación del brote en la zona.

Robert Sullivan, alcalde de la ciudad, así lo confirmó la noche del viernes.

De acuerdo con el funcionario, «las fiestas habituales y El incumplimiento del distanciamiento social» sumaron en el alza de los casos. «Tiene que parar. Tiene que parar. El hecho de que estemos en una comunidad de alto riesgo es extremadamente peligroso para la gente en su conjunto para las personas que viven y trabajan aquí».

El jueves, autoridades de salud de Massachusetts mostraron en el mapa de casos la tasa de incidencia en la mancomunidad. En el dibujo, la ciudad de Brockton aparecía como una de las 10 comunidades de más alto riesgo.

«Debido a que Brockton es ahora una comunidad de alto riesgo, a partir de mañana, que sería el sábado 22 de agosto, he reordenado y reordenado un toque de queda para residentes y visitantes entre las 11 p.m. y las 5 a.m.», aseguró el alcalde Sullivan según la cadena NBC.

La medida llevará a que las calles estén vacías en horas de la noche, exceptuando la circulación de personas que pertenezcan a labores esenciales.

Según NBC, más de 4 mil 500 personas se han visto afectadas por el virus, mientras que alrededor de 280 han perdido la vida por complicaciones vinculadas al brote.

«Vamos a trabajar juntos en colaboración para combatir realmente la propagación del COVID-19», añadió Sullivan.

De acuerdo con lo anunciado por las autoridades locales, quienes infrinjan en la norma y rompan el toque de queda, deberán pagar una multa de $200. Si reinciden deberán cancelar $350, mientras que el monto subirá hasta los $500 por terceras infracciones.

«No tomo esto a la ligera, pero necesito hacerlo», dijo Sullivan. «Lo necesito, honestamente, para que podamos tratar de controlar esta propagación en este momento y mitigar realmente este virus mortal».

La medida llega para mantener a raya las reuniones masivas, uno de los principales focos de infección. Con esto, tanto los responsables políticos de la ciudad como expertos de salud de Brockton esperan una baja marcada en los próximos días. De sostenerse la tendencia, probablemente salgan del mapa del estado como una de las áreas de alto riesgo para contraer el COVID-19.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.