COMPARTE

“El cambio tiene que llegar”, así dijo Joe Kennedy, congresista, en una entrevista con El Planeta Boston, con respecto a la oleada de protestas que se han desatado en Boston a raíz de la muerte de George Floyd, el pasado 25 de mayo, como resultado de un arresto por parte de 4 policías.

“La gente con estas protestas pide igualdad y cambio. Yo sé que cada generación de americanos ha fallado en este aspecto, y no vamos a fallar más. La gente quiere un gobierno que escuche y que se dé cuenta que no están pidiendo nada extraño, sino algo tan básico como el reconocimiento de sus derechos. La comunidad blanca tiene que entender que no llegamos aquí de un día para otro, llegamos aquí por siglos de malas decisiones racistas”, aseguró el congresista.

Uno de los cambios más importantes que debemos lograr es erradicar la inmunidad cualificada, según dice Kennedy. Esta es una doctrina legal del derecho estadounidense que protege a los oficiales del gobierno de ser demandados por cualquier acción discrecional llevada a cabo durante el ejercicio de sus funciones, al menos que su conducta viole leyes federales o derechos constitucionales «claramente establecidos». De esta forma la inmunidad cualificada protege a los oficiales que «toman decisiones razonables, pero erróneas, respecto a interrogantes jurídicas», pero no ampara «la incompetencia o a aquellos que saben que están violando la ley». Esta doctrina es criticada por muchos ya que dicen que favorece la violencia policial, y el movimiento anti racista actual pide que se erradique.

La Corte Suprema de los Estados Unidos estableció la inmunidad cualificada en 1967 con la intención de proteger a los agentes de la ley de tener que afrontar demandas y el pago de indemnizaciones en los casos en que hayan actuado de buena fe en situaciones en que no esté claro que su conducta esté apegada a la ley.

A partir de 2005, los tribunales empezaron a aplicar frecuentemente esta doctrina en casos de brutalidad policial en que se hacía uso excesivo de la fuerza, que podrían provocar la muerte. Kennedy también aboga por colocar más cámaras en los uniformes de los policías y una mayor transparencia en el sector para evitar la violencia.

En relación a la pandemia, Kennedy afirma que las ciudades con gran cantidad de latinos como Chelsea o Lawrence, son en las que más se han visto afectados por tener más casos de COVID 19 que otras zonas. Además, aseguró que hay grandes fallas en el sistema de salud. “Me contaron que en un hospital en Boston había un paciente latino que no conseguía a nadie del personal que hablara español, ¿cómo puede ser posible?”, dijo Kennedy.

Para paliar las repercusiones de la crisis económica, Kennedy está trabajando en un nuevo proyecto de ley que está impulsando en el congreso.”Entregué un presupuesto de ley para pedir un fondo para personas con problemas de alojamiento o renta, seguridad, violencia doméstica, abuso de sustancias, y para que además tengan un abogado a su lado que los guíe en el proceso. Todavía no está aprobado, pero estamos trabajando en ello”.

Kennedy recordó que debemos seguir las medidas de distanciamiento social a medida que se va abriendo la economía en Massachusetts y envió un mensaje a la comunidad latina de Boston: “Esta comunidad es una de la que más dificultades ha pasado, sé que hay muchas personas sufriendo por la pandemia, y les digo que vamos a superarlo. Y si necesitan ayuda, comuníquense con mi oficina”, finalizó.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *