Durante su sesión informativa el gobernador Charlie Baker pidió a los residentes tener más «empatía y menos hostilidad», refiriéndose a las reacciones que ha levantado el asesinato de George Floyd. El líder del estado también aprovechó su intervención para indicar que el estado ha recibido $374 millones del gobierno federal para ampliar los test de COVID-19.

Baker aseguró que el estado y el país siente con «dolor e indignación el asesinato de Floyd», añadiendo que la gente que se encuentra en las calles está “protestando contra la violencia y la injusticia que afecta a la comunidad afromericana”.

Te puede interesar: WBUR y El Planeta invitan a un foro sobre raza, prácticas policiales y la muerte de George Floyd

«El asesinato de George Floyd fue una tragedia», dijo. «Estuvo mal, y fue un acto de racismo”, aseguró.

El gobernador agradeció la actuación de la «gran mayoría de las personas” que protestaron de manera pacífica en Boston y en otros lugares de Massachusetts. Además de reconocer ante los asistentes a la rueda de prensa, el trabajo de la policía y los bomberos que atendieron el llamado de la ciudad, “protegiendo a las comunidades».

Baker dijo que la gente que ha saqueado y se ha ubicado del lado de la violencia tendrá algún dia que enfrentarse a la corte y responder por estos actos que nada tienen que ver con las comunidades que hacen vida en el estado.

El gobernador instó a las personas “a no dejar que las acciones vergonzosas de unos pocos distraigan a la comunidad del mensaje subyacente de los manifestantes pacíficos”. «El país necesita empatía, no hostilidad», dijo Baker. «El país necesita curarse, no fracturarse». Y en Massachusetts, Baker dijo, «planeamos continuar hablando, escuchando, y empujando el progreso hacia adelante».

Te puede interesar: FASE 2 EN MA: Lista completa de negocios y servicios que pueden abrir

En cuanto a la pandemia que sigue afectando al estado, Baker indicó que su administración recibió $374 millones en fondos federales, para aumentar el número de pruebas de COVID.19.

«Estas tendencias positivas en los datos de salud pública son los principales indicadores de cómo el COVID-19 está impactando en nuestras comunidades, y continuará determinando cómo y cuándo buscamos medidas asociadas con nuestro programa de reapertura», dijo Baker. «También hemos hecho progresos significativos en la lucha contra COVID, y más gente está abriendo negocios. Pero a medida que más cosas se reabran, y a medida que entremos en el verano, también debemos recordar que la rapidez con la que avancemos dependerá en última instancia de lo bien que hagamos nuestro trabajo».

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *