Desde la aparición del nuevo brote de coronavirus en el mundo, distintas polémicas han surgido. Ahora, un nuevo escándalo aparece en las noticias, pero este involucra a Taiwán y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) dirigida por Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La presidenta Tsai Ing-wen indicó durante la semana pasada acusaciones contra el responsable de la OMS, lo cual generó que horas después, Taiwán revelara cartas que había enviado a la institución en diciembre de 2019.

La OMS desmintió la advertencia de Taiwán sobre el brote de un nuevo tipo de neumonía que se había comenzado a observar en Wuhan, China.

El Centro para el Control de Enfermedades de aquel país, en respuesta a la negativa de la OMS de que Taiwán alguna vez había alertado sobre la posibilidad de transmisión de COVID-19 de persona a persona, el Comando Central del Centro Epidémico emitió un comunicado en el que revelan el contenido y la fecha de envío de dicha carta así como el contenido de los correos.

A pesar de que la administración de Ing-wen, temiendo que la enfermedad presentara el peligro de contagio pudiera ser de persona a persona, alertó a la OMS y a China y requirió información para advertir a su sistema sanitario y a la población, nunca recibió alguna respuesta.

El día en que se envió el correo electrónico a la OMS, el gobierno de Taiwán activó el control fronterizo mejorado y las medidas de cuarentena basadas en su teoría de que la transmisión de persona a persona estuviera ocurriendo.

Medidas que incluyeron la detección de pasajeros en vuelos desde Wuhan antes del desembarque.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.