Este miércoles, el Senado aprobó el paquete de ayuda de coronavirus de la Cámara, enviándolo al presidente Trump para que lo firme y pueda ser implementado en la población.

Los senadores votaron 90 – 8 sobre el proyecto de ley que pasó a la Cámara y que necesitaba correcciones y cambios realizados por la cámara, el pasado lunes.

La medida, cuyas estimaciones del Comité Conjunto de Impuestos costará aproximadamente 104 mil millones de dólares, es el segundo paquete que el Congreso aprueba en medio de las crecientes preocupaciones sobre el nuevo brote de coronavirus en Estados Unidos que ha azotado la economía del mundo.

La votación sobre el segundo paquete, se produce durante la fase tres.

Los republicanos del Senado quieren aprobar el siguiente tramo, la próxima semana.

Se espera que el tercer proyecto de ley sobre coronavirus incluya ayuda para las pequeñas empresas, industrias y familias afectadas, incluyendo los pagos directos en efectivo para los estadounidenses.

McConnell ha creado grupos de trabajo republicanos para redactar el proyecto de ley.

Los republicanos, a puerta cerrada, informaron este miércoles que se espera que entreguen su proyecto de ley, antes del jueves.

La aprobación de este proyecto de ley, refuerza el seguro de desempleo y garantiza pruebas de diagnóstico gratuitas para la detección del posible contagio de coronavirus.

También proporciona 10 días de licencia por enfermedad remunerada para algunos trabajadores.

Aunque en algunas compañías con 500 empleados, existe cierta limitación, es posible que se les permita a aquellos con menos de 50 que soliciten una exención.

El proyecto de ley de la Cámara, que fue negociado por la demócrata y presidenta, Nancy Pelosi y el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, provocó reacciones de parte de algunos republicanos del Senado, que en gran parte quedaron marginados de las conversaciones.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, inclinó su mano ante la frustración antes de la votación.

Dijo que votaría para aprobar su proyecto de ley pues este es un momento de acción bipartidista urgente y en este caso, no es recomendable dejar que la perfección sea el enemigo de algo que ayudará incluso a un subconjunto de trabajadores.

Sin embargo, resaltó que a su juicio, el proyecto de ley de la Cámara tiene algunas deficiencias y ni siquiera alcanza a cubrir todos los estadounidenses que necesitarán ayuda en los próximos días.

Los senadores republicanos no comparten mucho la idea de disposiciones de licencia por enfermedad, la cual es pagada por la preocupación de que impactará negativamente a las pequeñas empresas, algunas de las cuales ya enfrentan el cierre y posibles despidos debido al impacto económico del coronavirus.

El senador republicano, Ben Sasse, criticó el proyecto de ley, así como la mayor prisa del Congreso por gastar cientos de miles de millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.