Miles de conductores ebrios, condenados en Massachusetts, estarían recibiendo notificaciones en los que se les informa que debido a problemas con los alcoholímetros con los cuales fueron evaluados, podrían tener derecho a que se anulen sus condenas.

En una declaración emitida este jueves, el abogado Joseph Bernard dijo que se están enviando más de 27 mil cartas a los acusados, cuyas pruebas de aliento fueron calibradas entre junio de 2011 y el 17 de abril de 2019, tras un fallo judicial que determinó que los resultados de esas pruebas no eran correctos.

Bernard además explicó que el tribunal excluyó inicialmente un conjunto más pequeño de resultados, los cuales no eran producto de una metodología científicamente sólida. Pero más tarde, una investigación de la Oficina Ejecutiva de Seguridad Pública del estado encontró que la Oficina de Pruebas de Alcohol, o OAT, intencionalmente retuvo evidencia exculpatoria.

«La omisión de la OAT de entregar 432 calibraciones fallidas creó una desconfianza estatal en todos los resultados de las pruebas de aliento», aseguró Bernard en el comunicado. «OAT tenía 432 documentos que demostraban que el dispositivo de prueba de aliento falló en calibrar correctamente 432 veces y retuvo intencionalmente esta información».

Los funcionarios del estado aseguran que la oficina de pruebas de alcohol consiguió la acreditación completa meses antes de lo previsto y que la Oficina Ejecutiva de Seguridad Pública contrató a un ex juez para revisar y hacer recomendaciones sobre el cumplimiento de la OAT.

El personal de pruebas de alcohol recibió la capacitación pertinente en febrero y marzo de 2019, según el estado.

Bernard también señaló en su declaración que la oficina de pruebas obtuvo la acreditación en 2019 y dijo que, a la luz de su anterior «mala conducta», los fiscales han acordado no intentar admitir los resultados de las pruebas obtenidos durante el período pertinente como prueba en los casos de la OUI, excepto en los asuntos relacionados con el homicidio de vehículos por parte de la OUI, operando bajo la influencia.

Con información de The Boston Globe

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *