Este viernes, el Senado de Estados Unidos votó 51 contra 49 para bloquear la posibilidad de que pueda haber nuevos testigos en el juicio contra el presidente Donald Trump.

Esta decisión implica un apoyo indirecto a la causa republicana, quienes quieren terminar rápido con el proceso, y es un golpe bajo a los demócratas, que buscan que comparezcan altos cargos, entre ellos el exasesor de Seguridad Nacional de Trump John Bolton y otros altos funcionarios, ya que dos republicanos se descolgaron de su bancada.

La decisión del jueves por la noche del senador Lamar Alexander de Tennessee de votar en contra de nuevas pruebas ha desvanecido en gran medida las esperanzas de los demócratas.

”Dimos otro gran paso hacia la absolución del presidente en el Senado hoy y esperamos completar este proceso de juicio político tan pronto como sea posible”, dijo el jefe de Asuntos Legislativos de la Casa Blanca, Eric Ueland.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *