Desde sus tiempos como activista universitaria en la década de 1960, hasta la lucha por la legalización de los “Dreamers” en el Capitolio, la congresista demócrata por el Distrito de Columbia, Eleanor Holmes Norton, considera que la unión de las minorías afroamericana y latina es fundamental para el avance de los derechos civiles en Estados Unidos.

En entrevista exclusiva con El Tiempo Latino, Holmes Norton repasó los asuntos más acuciantes para el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, y afirmó que la inmigración es el nuevo frente en la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.

“Los afroamericanos y los latinos son aliados prácticamente en todos los asuntos. Soy miembro del Caucus Afroamericano del Congreso y trabajamos estrechamente con el Caucus Hispano del Congreso, y entendemos que todos estamos en el mismo barco”, dijo Holmes Norton, quien representa a DC desde 1991.

A su juicio, los “prejuicios” y “discriminación” que han sufrido las minorías y los inmigrantes crean un espacio para una “fuerte alianza” entre las comunidades afroamericana y latina.

De 82 años, Holmes Norton fue testigo y protagonista de la lucha por los derechos civiles en la década de 1960, en la que se enfrentó a la represión institucionalizada contra los afroamericanos, especialmente en el sur profundo del país.

Esa época de activismo, dijo, encierra una lección importante para los activistas Dreamers: “no darse por vencidos, seguir protestando”.

“Llegaremos a través de la protesta, les ayudaremos a alcanzar la meta, usando el ejemplo del movimiento de los derechos civiles y luchando por sus derechos plenos”, aconsejó.

En defensa de los “Dreamers»

Su experiencia cimentó su compromiso con el activismo social y la defensa de los derechos de las mujeres y las minorías, mucho antes de desembarcar en el Congreso en 1991, o de que naciera el movimiento “MeToo”.

Una foto en blanco y negro muestra a una sonriente activista junto con el entonces presidente, Jimmy Carter, quien la nombró en 1977 como primera presidenta de la Comisión Estadounidense para la Oportunidad Equitativa en el Empleo (EEOC, por su sigla en inglés).

Ahora, la causa de los “Dreamers” o beneficiarios del programa de “Acción Diferida para los Llegados en la Infancia” de 2012 (DACA, por su sigla en inglés), figura entre sus prioridades.

Según datos del Censo, los hispanos conforman el 11,3% de una población de poco más de 711 mil en DC, de mayoría demócrata y declarada una “ciudad santuario” para inmigrantes indocumentados.

La población hispana incluye a unos 800 “Dreamers” y a 3 mil 470 beneficiarios del programa de “Estatus de Protección Temporal” (TPS), en su mayoría salvadoreños y hondureños, según su oficina.

En junio pasado, la Cámara Baja aprobó una iniciativa -copatrocinada por Holmes Norton- que legaliza permanentemente a los “Dreamers”, pero el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, no la ha sometido a votación.

“Es lo que le ha pasado con todos nuestros proyectos de ley, como el control de las armas o el cambio climático, los tiene frenados. Pero en 2020 podemos mandar una señal de que podremos aprobar la ley de los Dreamers después de los comicios”, añadió.

Su oficina se apoya en un “Concejo Congresal Latino”, compuesto por organizaciones locales, como la Clínica del Pueblo, Mary´s Center, el centro Carlos Rosario, CARECEN y el Centro de la Juventud Latinoamericana (LAYC), que la asesoran sobre los asuntos latinos.

El Concejo dijo en un informe de 2017 que la eliminación de DACA ocasionaría pérdidas por casi $50 millones anuales a la economía de Washington y una pérdida de productividad económica para la economía nacional por más de $460 mil millones en la próxima década.

Un llamado a la participación latina

Holmes Norton hizo un llamado para que los latinos participen tanto en el Censo nacional como en los comicios generales en 2020, que determinarán el control del Congreso, el rumbo de la presidencia, y diversas contiendas locales y estatales.

El Censo determina la distribución de fondos, la demarcación de distritos electorales, y la representación política en el Congreso, entre otros beneficios.

“Ha habido un subconteo de las minorías en cuatro de los ocho distritos electorales en DC y he empezado a hacer una cruzada en esos distritos para explicar por qué es tan importante este censo”, señaló.

“Nada puede ser más importante que hacerse contar. Algunas personas no entienden que para dejarse contar no necesitan ser ciudadanos estadounidenses: la Constitución pide contar a todos, incluyendo inmigrantes, legales o no. Los primeros (colonos) que vinieron a EEUU eran todos indocumentados”, enfatizó.

Asimismo, indicó que muchos asuntos clave dependerán de los comicios de 2020 y los hispanos elegibles para el sufragio “tienen que entender que su voto cuenta”.

“Si no van a las urnas, le están haciendo el trabajo a quienes, de entrada, se oponen a que ellos estén aquí”, advirtió.


Crédito: Oficina de la congresista

IMPEACHMENT. La funcionaria cree que la investigación a Trump es necesaria para determinar si cometió o no delitos punibles con la destitución

La importancia de la estatidad

Holmes Norton ostenta el título de “delegada”, lo que le permite proponer y copatrocinar proyectos de ley, y participar y votar en deliberaciones de los comités.

Pero no participa en votos definitivos en el pleno de la Cámara de Representantes porque el Distrito de Columbia no es estado, razón por la cual tampoco tiene representación en el Senado.

Bajo el llamado «Home Rule Act» de 1973, DC cuenta con una alcaldía y un concejo municipal para crear sus propias leyes, pero éstas requieren el visto bueno del Congreso, y el gobierno federal puede controlar el uso de fondos.

Por ello, la congresista lucha para que DC se convierta en el estado 51 de la nación porque, según explicó, los residentes pagan impuestos -más per cápita que otros estados- y merecen una representación equitativa en el Congreso.

“Un voto en la Cámara Baja da un gran empujón en estos esfuerzos, pero hay que seguir en esta dura labor”, dijo la funcionaria, quien presentó en enero pasado, como en cada nueva sesión del Congreso, la iniciativa “H.R. 51”, que cuenta con el apoyo de la líder de mayoría, Nancy Pelosi para “corregir un error histórico”.

¿Habrá juicio político contra Trump?

Holmes Norton ha seguido de cerca el proceso hacia un juicio político contra el presidente, Donald Trump, conocido en inglés como “impeachment” y cree que la investigación es necesaria para determinar si el mandatario cometió o no delitos punibles con la destitución.

Su bancada quiere concluir el proceso “antes de finales de diciembre, para poder retomar los asuntos” que exige el electorado, dijo.

La congresista condenó que Trump atacara en Twitter, en tiempo real, a la exembajadora de EEUU en Ucrania, Marie Yavonovitch, mientras daba su testimonio ante el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja.

“Pareciera que sería mejor si el presidente tuviese sentado a su lado a su abogado antes de ponerse a tuitear, porque parece que quizá cometió una infracción (sujeta a juicio político) por intimidación de testigo al tuitear en tiempo real” contra ella, explicó la congresista, quien es egresada de la Facultad de Leyes de la Universidad Yale.

En su tuit, Trump intentó desacreditar a Yavonovitch, quien ocupó el cargo de embajadora desde agosto de 2016, en las postrimerías de la Administración Obama, y los demócratas sopesan acusarlo de “intimidación de testigo”.

Yavonovitch no tuvo conocimiento de primera mano sobre la llamada del pasado 25 de julio en la que Trump intentó presionar al presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, para que su gobierno investigara a su rival político, el exvicepresidente Joe Biden, quien encabeza las preferencias como posible candidato presidencial demócrata en 2020.

Sin embargo, los demócratas la convocaron como testigo para demostrar la presunta trama de Trump y sus aliados para sacar provecho político de una eventual investigación contra Biden y su hijo, Hunter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.