Después de semanas de presión de sus rivales, la senadora Elizabeth Warren dio a conocer este viernes un plan en el que explica cómo recaudaría billones de dólares para pagar un sistema de atención médica de Medicare, sin tener que aumentar los impuestos para la clase media.

La propuesta, que requeriría $20,500 millones en nuevos fondos en los próximos 10 años, depende en gran medida de las contribuciones de los empleadores, además de los nuevos impuestos sobre el sector financiero, sobre las grandes empresas y sobre las personas con mayores ingresos.

“No necesitamos aumentar los impuestos de la clase media ni un centavo para financiar Medicare para todos”, aseguró Warren, aferrándose a una promesa que ha sido objeto de un fuerte análisis por parte de sus oponentes demócratas.

El plan marca la primera incursión detallada de su campaña en la política de atención de la salud, y llega después de que la adopción de Warren de Medicare para Todos, un sistema de seguro de salud administrado por el gobierno e impulsado por la senadora de Vermont Bernie Sanders, haya sido criticado por sus oponentes, quienes dijeron que no había sido sincera con respecto a su costo.

En un post de Medium publicado el viernes, Warren le ofreció una respuesta de 9.275 palabras, en la que proyectó un sistema de atención de la salud que, según ella, costaría un poco menos que el monto proyectado del sistema actual durante el mismo período (52 billones de dólares), pero que cubriría a todo el mundo y recortaría la necesidad de un gasto individual para la atención de la salud.

“Durante los próximos diez años, los individuos gastarán $11 billones en atención de salud en forma de primas, deducibles, copays y out-of-pocket costs”, escribió Warren. “Bajo mi plan de Medicare para Todos, esa cantidad bajará de $11 trillones a prácticamente cero”.

Twitter

Senadora – Elizabeth Warren

Su plan marcaría un cambio con respecto al enfoque que ha dado Sanders de financiar Medicare para Todos, el cual, según el candidato, requerirá aumentar los impuestos de la clase media. En el debate presidencial de septiembre y en otras apariciones públicas, Warren no se mostró dispuesta a decirlo, lo que provocó que algunos de sus rivales la llamaran evasiva.

Warren financiaría su plan con $8,8 billones en contribuciones de los empleadores y casi $7 billones en impuestos sobre las empresas financieras, sobre las grandes corporaciones y sobre un impuesto a la riqueza, el cual sería aplicado a las personas con más de mil millones de dólares.

Esos individuos ricos serían gravados con 6 centavos por cada dólar por encima de los mil millones. Esto se suma al “impuesto ultra millonario” propuesto anteriormente por Warren -una pieza central de su campaña- que grava con un impuesto de 2 centavos a las fortunas que superen los 50 millones de dólares.

Con información de Boston Globe

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.