Luego de cuatro descarrilamientos de trenes en los últimos cuatro días, y doce heridos consecuencias de los mismos, el gerente general de la MBTA, Steve Poftak, sigue catalogando al sistema de transporte como «seguro».

El martes, un tren de la Línea Roja se descarriló en Dorchester, dejando lesiones en un ciclista que se negó a ser hospitalizado. El sábado, un tren de la Línea Verde se descarriló cerca de Kenmore Square, causando 11 heridos.

Poftak, en su comunicado a los medios en donde ocurrió el último percance en el sistema, afirmó que la MBTA reclutará a una compañía independiente para revisar cuatro descarrilamientos ocurridos en los últimos dos años. «Esto es algo que revisaremos a fondo», dijo Poftak. «Tenemos la obligación de asegurarnos de que estamos tomando todas las medidas posibles para solucionar este problema».

En sus declaraciones, el funcionario no dejó claro cuál sería el costo de la revisión o cuándo comenzará.

El alcalde de Boston, Marty Walsh, consideró inaceptables los descarrilamientos. «Necesitamos respuestas, soluciones y más inversiones, y las necesitamos ahora», escribió Walsh en Twitter. «Es imperativo que tengamos un sistema de transporte público para los residentes de Boston y las comunidades aledañas que sea seguro y confiable».

Poftak resaltó que se están realizando importantes inversiones para mejorar la seguridad y que se han implementado un conjunto completo de protocolos e inspecciones de mantenimiento. También afirmó que la MBTA esta trabajando para identificar las causas principales del mal funcionamiento y abordarlas.

En los últimos cinco años, los trenes de la MBTA se han descarrilado 43 veces, uno de los peores registros de seguridad de transporte en el país.

Sobre el historial de descarrilamiento de los trenes de la MBTA, el experto en seguridad ferroviaria Keith Millhouse, afirmó que «eso no es normal. No debería estar sucediendo con esa frecuencia».

El T registró 13 descarrilamientos en 2018, 10 en 2017 y 8 en 2016. A pesar de esto, se espera otro aumento de tarifas previsto para este verano en este medio de transporte.

Entre los sistemas de transporte público más grandes del país (aquellos en los que los trenes recorrieron al menos 1 millón de millas de ingresos) la MBTA tuvo la sexta tasa más alta de descarrilamientos desde 2014 hasta 2018. Los grandes sistemas, incluidos San Francisco, Portland, Oregon, y Cleveland, tuvieron mejores resultados que Boston, según los datos de la Administración Federal de Tránsito.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *