Una niña salvadoreña de 10 años murió en un hospital de Omaha, Nebraska, el 29 de septiembre de 2018, luego de ser detenida en la frontera de Estados Unidos.

El suceso no se había hecho público hasta este miércoles 22 de mayo, cuando el Departamento de Salud y Servicios Humanos estadounidense confirmó el caso.

El fallecimiento es el sexto de un menor de edad migrante informado en el último año, reseñó elsalvador.com con información de Efe. Trascendió que la niña presentó fiebre e insuficiencia respiratoria.

Las autoridades estadounidenses se habían hecho carga de la niña en marzo de 2018. La menor tenía antecedentes médicos por cardiopatías congénitas. No se revelaron mayores detalles del caso.

Con información de Efe en elsalvador.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.