La Fiscal del Distrito del Condado de Middlesex, Marian Ryan, la Fiscal del Distrito del Condado de Suffolk, Rachael Rollins, el Comité de Servicios de Asesoría Pública (CPCS, por sus siglas en inglés) y la Colaborativa del Chelsea presentaron una demanda que exige el fin de la aplicación de la ley federal de inmigración en los juzgados de Massachusetts y sus alrededores.

Durante los últimos dos años, los oficiales de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) han frecuentado los juzgados de Massachusetts, vigilando, arrestando y deteniendo a inmigrantes, un caso sin precedentes en la historia de los Estados Unidos, lo cual ha socavado la administración de justicia y el acceso a la reparación judicial en el Commonwealth.

La política de ICE ha ocasionado una barrera entre los tribunales y los inmigrantes, generando inseguridades sobre el sistema judicial. Los demandantes civiles y los acusados ​​de delitos no pueden resolver sus casos sin correr el riesgo de ser detenidos y deportados. Los testigos no comparecen ante el tribunal por temor a la detención de inmigrantes y la deportación, lo que dificulta los procesos judiciales y los procesamientos. Las víctimas de violencia doméstica que buscan órdenes de restricción contra sus abusadores no pueden acceder a las protecciones básicas para salvar vidas sin exponerse a las autoridades de inmigración.

Para combatir esta práctica, han unidos fuerzas representantes del sistema judicial, incluyendo fiscales y defensores públicos.

La demanda busca una declaración de la corte que afirme que la política y la práctica de ICE de arrestar a personas cuando asisten a la corte son ilegales. La solicitud también le pide a la Institución que inste a los funcionarios de ICE de cesar inmediatamente los arrestos en los juzgados.

A continuación se muestra la demanda introducida:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.