Este martes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desistió de la idea de crear una Fuerza Espacial independiente, algo que había ofrecido meses atrás y que había desatado todo tipo de reacciones.

Según el mandatario, dicho cuerpo se mantendrá como parte de la Fuerza Aérea norteamericana.

La acción fue confirmada, de acuerdo con información de la agencia de noticias EFE, como parte de la firma ejecutada este martes por él en la Casa Blanca sobre la nueva política espacial.

Ceñida al Departamento de Defensa, esta Fuerza Espacial responderá a las decisiones del Pentágono.

En un documento obtenido por EFE, este determinó que «el Departamento de Defensa tomará medidas bajo la autoridad existente para destinar todos sus recursos espaciales a disuadir y contrarrestar cualquier amenaza en el espacio, que culminará en una propuesta legislativa».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.