Varios pacientes de la clínica hispana del hospital Brigham and Women’s de Boston se han quedado consternados tras recibir una notificación en la que se les informó que, a partir del 28 de septiembre serpa cerrada la clínica donde muchos han sido atendidos por años.

La clínica hispana fue fundada en 1972, y ofrece atención médica en español para pacientes que no hablan inglés. El hospital alega que ellos ya cuentan con servicios de traducción e interpretación a gran escala y por esta razón han decidido cerrar la clínica.

En una carta dirigida a los pacientes con fecha del 22 de septiembre, el hospital comunicó: «Hemos tomado la decisión de cerrar la Clínica Hispana a fines de este mes en parte porque se ha logrado mejorar la comunicación entre proveedores y pacientes con el desarrollo de un sistema capaz de interpretar la interacción entre pacientes y personal del hospital».

La clínica hispana tiene alrededor de 600 pacientes, muchos de los cuales son de larga data, y se están quejando principalmente de que no se les ha avisado con suficiente antelación sobre el cierre (algunos ni siquiera recibieron la carta), y que no se sienten cómodos con un servicio de traducción: ellos quieren ser atendidos por médicos y enfermeras que hablen perfectamente español.

«Nos enteramos a penas la semana pasada», comenta Rudy Tavares, una colombiana que ha sido paciente de este centro de salud desde hace 21 años. «No es justo que nos pasen a un limbo en el que no tenemos muchas alternativas. Muchos de nosotros tenemos condiciones médicas que nos obligan a venir con frecuencia, hay gente muy mayor, es una complicación», explica.

Basilisa Fernandez, otra paciente de la Clínica Hispana, dice que se siente «desamparada, sin saber a dónde ir». Según alega, ha llamado al nuevo departamento donde los han dirigido, en la dirección 800 Huntington Ave., Boston, y no ha encontrado que le atiendan en español. “No es lo mismo. No hay confianza suficiente si no es tu idioma. Estoy viendo que me voy a quedar sin un médico hispano a donde ir».

Un problema que no es nuevo

No es la primera vez que ha intentos por cerrar la Clínica Hispana. Desde hace 3 años, el hospital comenzó a recortar las horas de trabajo de la Clínica Hispana, que anteriormente operaba 5 días a la semana en la mañana y en la tarde.

Y hace casi dos años hubo un intento de cierre definitivo, que resultó infructuoso después de que los pacientes se organizaron y negociaron con el hospital. En esa oportunidad, el hospital accedió a mantener abierta la clínica pero a reducir su horario a sólo las tardes por tres días a la semana. En ese entonces, el fundador de la Clínica Hispana, el Dr. guatemalteco Guillermo Herrera, estaba activo. Pero el Dr. Herrera sufrió un accidente en abril y desde entonces está en reposo.

«Lo que más me ha molestado es que hayan hecho este cierre justo cuando el doctor Herrera está en licencia médica después de que tuvo el accidente», explica la señora Tavares. «Es muy sospechoso», dice ella, opinando que tal vez el hospital vio «una oportunidad después de que el Dr. se ha ido de reposo médico. «Estoy segura de que donde está, está sufriendo por todos sus pacientes».

El hospital explicó en su carta lo siguiente: «Con mucha gratitud y alegría, nos complace informarle que el Dr. Guillermo Herrera, el alma y la esencia de La Clínica Hispana, se está recuperando tras haber sufrido heridas graves por un serio accidente de bicicleta ocurrido en abril de este año. Debido a esto y al traslado del Dr. Luis Henkel a un nuevo centro de atención primaria, ya no podremos contar con el personal médico de magnitud adecuada para que funcione La Clínica Hispana».

Detrás de la clínica hispana

La clínica hispana del Hospital Brigham and Women’s fue el primer centro de salud de Boston con atención exclusivamente en español. Fue fundada en 1972 por el doctor Guillermo Herrera, quien emigró de Guatemala para estudiar medicina en Harvard University, y al egresar notó que en Boston había una imperante necesidad de ofrecer asistencia médica en español.

“En esa época la comunidad latina de Massachusetts comenzaba a incrementarse progresivamente, y no existían servicios de salud en otros idiomas. Los inmigrantes sufrían el rechazo emocional y psicológico de acercarse a un sitio donde nadie los entendía. La primera barrera era cómo explicar que tenían un problema médico”, contó el doctor Herrera a El Planeta.

Con los años, la clínica hispana creó sucursales en otros vecindarios de Boston, al tiempo que se fueron expandiendo los centros de salud comunitarios, ahora muy populares en casi todos los barrios de Boston.

La importancia de hablar el mismo idioma

“Nos gusta que nos atiendan en español. Nos sentimos cómodos y a gusto con nuestros médicos y enfermeras de siempre”, explica Altagracia Méndez, quien ha sido paciente de la clínica hispana desde hace más de 12 años, y asegura que los doctores latinos han jugado un importante papel en su vida. “Me diagnosticaron cáncer, fui deshabilitada, y el hecho de ser atendida en mi idioma fue de gran ayuda para mi recuperación”.

Muchos inmigrantes que no hablan bien el inglés se ven afectados cuando no pueden recibir atención médica en su idioma nativo. “No sólo es bueno recibir ayuda de una persona que hable español, sino que entienda culturalmente al paciente”, nos dijo el doctor Herrera en una entrevista hace dos años.

“La medicina tiene al menos dos componentes esenciales: uno es el técnico y quirúrgico, y el otro es el empático, que tiene que ver con el apoyo emocional que le da el médico a una persona que tiene un problema o un síntoma que le genera angustia. Este componente funciona mejor cuando paciente y doctor se entienden culturalmente”, explica Herrera.

La clínica hispana también tiene programas de intercambio cultural entre estudiantes de la escuela de medicina de Harvard University y de universidades latinoamericanas. “Estos programas han servido para sensibilizar a estudiantes sobre los problemas de salud pública que hay en los países de Latinoamérica, y también para intercambiar experiencias culturales que ayudan a mejorar la relación con pacientes hispanos”.


ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.