David Khol es un adorable niño argentino de 2 años y medio. Desafortunadamente, nació con una cardiopatía congénita que dificulta el bombeo de la sangre al cuerpo, y tras cuatro operaciones, cuando su familia ya casi perdía las esperanzas de que podía crecer como un niño normal, apareció una luz en el camino: una quinta operación en el Boston Children’s Hospital.

Los médicos de este prestigioso hospital aseguraron a María Inés, la madre de David, que sí se podía hacer algo más para ayudar al pequeño. Pero para una familia argentina, reunir $146.000 dólares parecía un imposible. “Primero la plata, viajar tan lejos y dejar a mis otras hijas pequeñas, después el idioma…Yo sabía que no la teníamos fácil”, dijo María Inés.

Pero consciente del enorme reto, decidió asumirlo, y junto con su esposo iniciaron una exhaustiva campaña de recaudación de fondos que recibió el apoyo de miles de argentinos no sólo de Pedro Luro, la ciudad donde viven, sino de muchas otras ciudades del país. “Hicimos vinos, rifas, concursos, conciertos…nos ayudó gente que ni teníamos idea”. En dos meses reunieron todo el dinero y viajaron a Boston.

David sufre de hipoplasia del ventrículo izquierdo, una anomalía en la estructura del corazón presente al nacer, que causa que el ventrículo izquierdo sea de menor tamaño al usual, y no pueda bombear suficiente sangre al cuerpo. Si bien esta anomalía no se puede corregir, con la cirugía después del nacimiento se pueden crear las conexiones necesarias, o derivaciones, para facilitar el bombeo de la sangre al cuerpo.

La quinta operación de David fue exitosa. Actualmente se encuentra en la sala de cuidados intensivos del Children’s Hospital, y según el doctor Pedro del Nido, quien le implantó tejidos arteriales humanos para reparar la circulación pulmonar, David se está recuperando muy bien. “Para mi implantar tejido arterial humano era algo impensable”, dijo la madre del niño, “creía que era imposible, pero David lo toleró muy bien”.

«David disfrutando del sol, del verde y de la vida», publicaron en la página de Facebook Corazones Unidos en Boston junto a fotos del nene jugando. «Este también es un triunfo de los que acompañaron y acompañan», agregaron.

El nene de 2 años deberá pasar un mes más internado para que los profesionales que lo atienden monitoreen su estado.

Pero el reto continúa: los médicos han informado a Maria Inés que David debe regresar a Boston en un año y medio aproximadamente, para someterse a una sexta operación para dar seguimiento a la cardiopatía.

La campaña para reunir fondos, llamada Corazón x Corazón, contó con el apoyo de la población argentina y de figuras deportistas como Manu Ginóbili, jugador de baloncesto en la NBA, quienes los ayudaron a recaudar esta importante suma de dinero. Cualquier contribución es gratamente apreciada, y es posible hacerla a través de una cuenta de Bank Of América número 4663792735, a nombre de María Inés Sosa.

También se puede ayudar compartiendo la información de la página en Facebook Corazón x Corazón, donando comida o prestando alojamiento el próximo año. Puede contactar a Patricia Domeniconi al 617-365-3363 y/o María Soledad al 617-365-3363.

“David cumplio su sueño gracias a cada uno de ustedes….” publicaron en Facebook.

Los bostonianos debemos sentirnos afortunados de tener en esta ciudad uno de los mejores hospitales de niños del mundo.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.