El T está revisando su máquina Snowzilla, fortaleciendo el «tercer carril» de los trenes y sustituyendo sus calefactores, como medidas de preparación para el próximo invierno, y con la esperanza de evitar que se repita el colapso catastrófico que ocurrió la temporada pasada.

La MBTA está haciendo uso de $82.7 millones de dólares de la administración de Charlie Baker para este propósito, según indicaron funcionarios de la agencia en una reunión del departamento fiscal de la MBTA.

La prioridad es el reemplazo de los calefactores del «tercer carril» en las Líneas Naranja y Roja, pues se congelaron en varias oportunidades durante el mes de febrero.

Además, comprarán el doble de la cantidad de piezas de motores de tracción para vehículos del T después de que en el invierno pasado se quemó una «cantidad histórica», dijo Jeffrey Gonneville, jefe de operaciones del T. Por ejemplo, la Línea Naranja, que usualmente necesita 40 motores de repuesto para sobrellevar el invierno, ya había «agotado» todas las existencias tras la segunda tormenta que ocurrió en febrero pasado.

El T también ​​está evaluando la posibilidad de instalar un centro de llamadas que funcione a distancia, considerando que el invierno pasado impidió que muchos empleados de atención al cliente pudieran llegar al trabajo, dejando al sistema abrumado por una avalancha de quejas.

«Nuestros planes no eran lo suficientemente flexibles para adaptarse a las condiciones climáticas, a los inviernos prolongados y a las grandes y subsecuentes tormentas», dijo a los miembros del consejo Gonneville como parte de una larga presentación. «Muchos de nosotros aprendimos cosas que necesitábamos hacer de manera diferente».

Las más de 100 pulgadas de nieve que cubrieron Boston el pasado invierno paralizaron el T, causaron el cierre de servicio por días enteros y provocaron una revisión del liderazgo de la MBTA.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.